La apertura hacia el amor

0
Llevo tiempo sin escribir y sentía que hoy era el día, necesito expresar todo lo que me está sucediendo, necesito liberarlo y que mi energía siga fluyendo.

La primera pregunta que me he hecho esta mañana es acerca de qué tema escribo. Son tantas cosas las que me están sucediendo cada día en este camino apasionante de la vida, que no sabía por dónde empezar, por lo tanto he decidido hacer lo que últimamente me da tan buen resultado, olvidarme de la mente y dejarme fluir.

Para llegar al día de hoy, y terminar este post expresando lo más bonito e impresionante que me ha sucedido en la vida, tengo que remontarme unos cuantos años atrás, casi al paso de mi adolescencia a la fase adulta. En esa época, yo estaba muy frustrado, muy contrariado, había pasado de ser un niño feliz a ser un adolescente incomprendido.

Siempre me había encantado aprender y sin embargo la educación era tediosa, pesada, aburrida, no me aportaba nada.

En casa no me comprendían, la única vía de escape era la noche, la fiesta y la locura. Es por eso que ahora me siento tan identificado con los adolescentes. Cuánto sufrimiento incomprendido existe en esa época, cuánto dolor que muestra la porquería de sociedad que tenemos.

Los adultos ya han entrado al sistema como ovejas descarriadas y ya no hay marcha atrás , sin embargo, los adolescentes son los que tienen la llave del cambio en su mano y por suerte, se resignan a lo que están viendo y expresan su rabia.

Por eso es tan importante comprenderles ya que en esa fase es cuando mucha gente se pierde por el camino incorrecto, este es el momento de poder devolverles esa inocencia que les hemos robado en su niñez.

0 (1)

Un día, hace unos años, tuve una reflexión con una persona muy importante en mi vida, me preguntó:

¿Quiénes son las personas que más amas en tu vida?  Comencé a decir una serie de nombres y me dijo lo siguiente:

¿y tú? ¿En qué lugar de la lista estás? ¿Piensas que si no te amas a ti mismo puedes amar?

En ese momento quedé muy dubitativo. Mi madre acababa de fallecer hacía unos meses, yo me encontraba muy perdido y a punto de tocar fondo, todo lo que había tenido sentido para mí en la vida ya no lo tenía.

¿Quién era yo? ¿Qué sentido tenía mi vida? ¿A que había venido a este mundo? ¿Qué significaba amarse a sí mismo?

Hasta ese momento, nadie me había hablado de amarme a mí mismo, siempre había estado buscando fuera, pero nadie me había comentado otra posibilidad y es que todo estuviera en casa.

Llevaba años trabajando sin parar un solo día. Toda mi juventud trabajando. Mis amigos me mandaban fotos de sus vacaciones y yo estaba en la oficina de lunes a domingo, alimentándome mal debido a la ansiedad que me generaba el estrés laboral , castigando a mi cuerpo con comida basura que hacía que cada vez me encontrara más tocado por dentro. Relaciones sentimentales vacías de contenido basadas en un tema puramente físico, durmiendo poco y a deshoras. Todo era un caos.

Un día me levanté y no podía mover el brazo izquierdo ni respirar bien. Fue un susto enorme que me hizo reflexionar a fondo acerca de lo que estaba construyendo en mi vida y un médico me lo dejo muy claro:

Tú mismo chaval, tienes 25 años, si sigues a este ritmo…

De nuevo al salir de ese médico me preguntaba:

Si fuera verdad eso de que todo está en el interior, yo me estoy destrozando por dentro, ¿De verdad me amo a mí mismo?

Desde luego, mi juventud y mi inexperiencia ante la vida, me hacían dudar acerca de qué era eso de “amarse a sí mismo” pero tenía claro que estaba haciendo justo lo contrario.

EL RESURGIR HACIA EL AMOR

A partir de este momento, con el fallecimiento de mi madre como elemento clave, mi vida cambió por completo.

Realmente comprendí el sentido de amarse a sí mismo, de empezar a conocerse de verdad, de limpiar la basura mental que nos han insertado en la cabeza desde niños para que perdamos nuestra esencia y comencé con este proceso que está haciendo que cada día me abrace más, me abra al mundo y pueda llegar a mi único objetivo actual en la vida:

Estar en paz conmigo mismo.

Cuanto más me amo y más me respeto, todo lo que sucede a mi alrededor se convierte en amor.

Cuanto más vulnerable me siento y más me expreso, más puertas se derrumban y más me abro hacia esa paz interior que tanto anhelaba.

Siento que cada día estoy más limpio, siento que ese niño cada vez esta más cerca de reencontrarse con el adulto y abrazarse mutuamente, cada vez hay menos juicios, cada vez menos pensamientos negativos, cada vez más amor y menos dolor.

La sensación más maravillosa que me ha sucedido en la vida es la que voy a exponer a continuación.

Según la recuerdo, mis ojos comienzan a brotar de lágrimas de felicidad ya que siento que es la recompensa por todo el trabajo que estoy realizando.

Hace un par de meses conocí a una persona maravillosa, poco a poco fue surgiendo algo muy bonito que desembocó en una situación indescriptible.

En este momento, mis manos dejan de escribir ya que no saben cómo comenzar a explicar lo que sucedió. Mi rostro sonríe recordando aquel viaje interior.

Recuerdo aquel momento como si estuviera allí y mi cuerpo tiembla de la misma manera.

RELATO DE UNA TARDE DE FEBRERO: 

Quedaba poco tiempo para despedirnos. Nuestros cuerpos estaban unidos, nuestra energía fluía por cada poro de nuestra piel y ocurrió.

Tu cuerpo comenzó a temblar de repente sin motivo, y mi mente, empezó con su boicot habitual. “No estás preparado para sentirlo, olvídate, no vas a sentirlo, no estás preparado, tienes que seguir trabajando, te queda mucho para sentir algo así”.

A partir de aquel momento sonreí a la vida, dejé pasar aquel pensamiento como un madero recorriendo el cauce del río y no puedo explicar lo que allí sucedió ya que mi cuerpo desapareció de la faz de la tierra.

No se cuánto tiempo duró, no sé dónde estuve durante ese espacio de tiempo, no puedo describir lo que sucedió ya que mi mente había desaparecido de mi cuerpo.

Solo recuerdo que mi alma se acomodaba en tu cuerpo y tu alma se acomodaba en el mío. Sentía mi cuerpo fuera de sí y como tu energía penetraba en cada centímetro de mi piel.

Los dos llorábamos, era un llorar como nunca antes lo había sentido, cada lágrima que brotaba de nuestros ojos era sentir la vida , era una sanación preciosa.

Nuestros cuerpos convulsionaban descontrolados como si una fuerza superior los controlara y nosotros no pintáramos nada en aquel asunto, esa fuerza superior utilizaba nuestro cuerpo físico para manifestarse, pero nuestra mente había dejado de estar presente en este mundo.

De repente, al unísono, todo cesó, emitimos un suspiro profundo que nos trajo de vuelta a nuestro cuerpo físico y nos quedamos abrazados el uno al otro,  como dos niños inocentes que se entregan al momento presente, sintiendo una paz interior como no recuerdo.

En cuanto recuperamos la consciencia, nos miramos y las preguntas se sucedieron. ¿Qué es lo que ha pasado? te pregunté yo, tu me dijiste ¿Quién eres?

Tantos años preguntándome quien era y ahora resulta que cuando me abandonaba a mi ser y a la no búsqueda, era cuando aparecía la vida.

Empecé a llorar de felicidad siendo consciente de lo que había ocurrido. Estaba abierto, después de tantos años de basura mental y de racionalidad absurda, después de tanto dolor absurdo e innecesario estaba preparado para comenzar a sentir la vida.

Eso era la vida, eso era la felicidad, eso era la paz, no había que buscar nada. Tantos años buscando y ahora me daba cuenta de que no había que buscar, simplemente amarme a mi mismo cada segundo.

Gracias por cruzarte en mi camino y por ser el canal para acompañarme a sentir algo tan sumamente profundo. Gracias de corazón, la puerta se ha abierto y ya no hay espacio para mirar hacia atrás.

Amo a la vida.

0 (3)

La sexualidad consciente

Continuando el post del día anterior donde hablaba de la educación sexual recibida, hoy hablaré de lo que he descubierto en los últimos años y que era algo que ni se me podía pasar por la cabeza cuando empecé a cuestionarme todo lo que conocía acerca de la sexualidad.

¿Qué es el sexo para ti? ¿Qué significado le das a hacer el amor? ¿Cuando tienes sexo con tu pareja le dedicas el tiempo y el lugar necesarios? ¿El objetivo que buscas en el sexo es la llegada del orgasmo? ¿Cuando tienes sexo con tu pareja suele ser cada día diferente o al contrario es algo rutinario y repetitivo?

Estas preguntas son claves para hacer un ejercicio de autoreflexión y saber cuál es el tipo de vida sexual que llevas, puesto que en esta sociedad loca, todo se quiere hacer rápido y nuestra mente nos lleva continuamente al pasado y al futuro intentando evitar que disfrutemos el momento presente.Pregúntate:

¿Cuándo disfruto en mi día a día ? ¿cuándo me doy una tregua y disfruto de verdad del momento presente? ¿cuándo soy capaz realmente de estar en una situación concreta solo centrado en ese momento sin que mi mente se desvíe continuamente una y otra vez? Si llevamos esto al ámbito sexual:

Cuando mantengo relaciones sexuales ¿estoy disfrutando plenamente? ¿O estoy pensando en si la cosa va mal, aburrid@ y la persona con la que estoy no me transmite ” por favor que acabe esto ya cuanto antes”   o si estoy disfrutando mucho ” por favor, que esto no acabe nunca” . recuerda que, de una manera o de otra, cuando estás pensando ya no estás disfrutando, estás en la mente y no en el corazón.

El PENSAMIENTO que nos acecha en todo momento y que no nos deja sentir desde el corazón, ese es el problema, por ello muchas personas necesitan hacer el amor con la luz apagada y se sienten más cómod@s, piensan que “con-centrándose” en fantasías, o en no “distraerse” pueden disfrutar más, pero desde mi experiencia, mientras estés en la mente concentrándote o no distrayéndote y no te conectes con el momento presente, no vas a poder sentir de verdad, sentir desde lo más profundo.

Este tema de rapidez que hemos desarrollado con cualquier actividad rutinaria, por ejemplo, a la hora de comer, engullimos como si nos lo fueran a quitar y lo vemos normal , a la hora de llegar a un sitio, vamos corriendo por la calle porque no llegamos a tiempo , a la hora de acostarnos pensamos  “ufff , me tengo que dormir pronto que mañana tengo que madrugar”  todo rápido, todo deprisa, no hay un segundo de tregua, en esta sociedad que se supone que es la más “evolucionada” de la humanidad,  cada día hay más conflictos , seguimos buscando en el exterior sin darnos cuenta que la solución al conflicto no está fuera, está en casa, está en nuestro interior.

La reflexión que extraigo es, ” ¿En qué nos hemos convertido?” Algo tan maravilloso como degustar un libro que se supone que se relaciona con un momento de paz y sosiego, necesitamos atragantarnos para satisfacer nuestras necesidades … En el sexo actuamos exactamente igual, todo ya, todo salvaje, todo con ansiedad para saciar mis instintos primitivos y al menos quedarme relajado durante los dos minutos posteriores al orgasmo …. ¿ Y luego? vuelta a la realidad…..

Nos han enseñado que el objetivo final del sexo es obtener un orgasmo y una eyaculación. Basamos toda la relación sexual en ese hecho y nos lo hemos creído. En el momento que comienza un momento de excitación, la mente nos lleva a pensar en la penetración y cuando llega la penetración , nuestra mente comienza a prepararse para el siguiente momento que sucederá, que es lo que nos han enseñado que es el culmen de las relaciones. EL ORGASMO

Orgasmo

Ese es el error y ese es el sistema de creencias que debemos desmontar y donde radica la dificultad del cambio ya que nuestra mente está tan habituada a este pensamiento que solo leerlo seguro que tu mente te ataca ” pero que tontería es esa, si tengo sexo como no voy a pensar en un orgasmo, si no lo tengo me quedo a medias y me quedo mal” 

Ni siquiera podemos contemplar que en una relación sexual no haya un orgasmo y una eyaculación, esto para la sociedad actual es una relación incompleta y cuando una relación no acaba de esta manera nos solemos frustrar o empezar a pensar cosas extrañas como “ya no le gusto” “ya no me pone” ” ya no es como antes” ” la relación se está apagando ya que esto antes no pasaba ”  y este hecho es el comienzo de muchos problemas en relaciones de pareja.

Desde mi aprendizaje, debemos evitar “pensar” que el objetivo es el orgasmo, este es el principal requisito para tener muchos mejores orgasmos. Es como la vida misma, cuando buscas algo con ahínco y ansiedad normalmente no aparece pero cuando pones tu atención en otro tema de repente aparece “ahora que no lo estaba buscando y aparece esta persona en mi vida…”

Cuando empiezas a dejar de pensar en el orgasmo y empiezas a sentir desde el corazón a la persona que tienes a tu lado, los orgasmos vienen con una intensidad muy superior a la que estamos acostumbrados desde la mente y lo que es mejor, puedes empezar a decidir cuando quieres tenerlos y cuando no.

. ¿Te suena a contradicción o a utopía? No te pierdas lo que viene a continuación.

Con este objetivo de cuestionarme todo lo que me han enseñado, comencé a preguntarme hace tiempo: ¿Y si el sexo no es solo esto? ¿Y si hay algo más que se desconoce? ¿Por qué cuando tengo sexo en momentos de estrés o sin el tiempo adecuado disfruto mucho menos? ¿Por qué tantas parejas pasado un tiempo achacan a que su pareja ya no les “pone” y acaban siendo infieles?  ¿Por qué cuando hago el amor con una persona a la que no amo, no siento prácticamente nada y apenas disfruto si somos animales y el acto en sí es el mismo?

Dentro de todas las técnicas que estoy probando en los últimos años para mejorar mi introspección y el conocimiento de mi persona como la meditación, el yoga, el mindfulness, la biodanza etc… hace tiempo oí hablar del “tantra” y me parecía algo tan interesante que decidí comenzar a investigarme y a investigar.

EJERCICIOS PRÁCTICOS:

Hace pocos días realicé con una persona muy especial, un ejercicio de conexión impresionante, a la luz de la chimenea, con ese aroma y esa imagen tan característica del fuego resplandeciente alumbrando la oscuridad del salón de casa, en una de estas tardes de invierno frío en el exterior, comenzamos a mirarnos a los ojos, pero no de la manera habitual que nos han enseñado, ya que normalmente nos miramos 10 segundos y huimos porque eso nos incomoda… “nos parece agresivo”, “nos parece invasivo”  y un montón de etiquetas absurdas que la sociedad nos ha enseñado evitando algo que es increíble.

Alquimia-sexual-angel-cosmico

Estuvimos 15 minutos mirándonos, con respeto, con admiración, con muchísima ternura, agradeciendo en silencio el uno al otro lo maravilloso que era ver como nuestros caminos se habían cruzado. Hubo momentos preciosos, momentos de sonrisas, momentos muy emotivos donde los dos lloramos a la vez, sintiéndonos, observando qué había más allá de nuestra mirada, conectando nuestros corazones más allá de lo que habíamos hecho nunca y terminando en un abrazo de los más bonitos que recuerdo en mi vida.

Un ejercicio tan sencillo y lo maravilloso que es mirar el interior de las personas que tienes a tu lado, y es algo que no hacemos nunca porque nos parece absurdo. Pruébalo y descubrirás muchísimo de esa persona y del amor que alberga en su interior.

Cuando miro a una persona a los ojos desde el amor, sea la persona que sea consigo ver su niño interior y por lo tanto su esencia (si miras a un niño a los ojos, entenderás lo que digo, cuando miras a un niño, ves su esencia pura, su mirada irradia felicidad por los cuatro costados, cuando miras a alguien desde el amor que todos tenemos, eres capaz de conectar con esta mirada).

Este es un ejercicio realmente potente al que no le pongo la etiqueta de sexo, tampoco de hacer el amor pero desde luego, más allá de cualquier etiqueta, que es lo menos importante, sé que lo que sucede cuando dos cuerpos se conectan visualmente y van más allá de lo que nos han enseñado, sucede algo sencillamente maravilloso.

El sexo tántrico requiere de práctica y de evolución, pero tenemos que verlo como un camino maravilloso, es un trabajo interior que sirve para romper con esa locura diaria a la que nos somete la sociedad, a conectarme conmigo mismo y con la persona que tengo a mi lado disfrutando cada segundo.

Las prácticas son muy diversas y aquí planteo algunas muy “light” y que no son “sexuales”, solo tienes que atreverte a comenzar y probar con tu pareja situaciones nuevas, diferentes … y a partir de aquí dejar que vaya surgiendo.

Al principio será muy incomodo y tu mente intentará que vuelvas a lo que conoces, pero tómalo como un aprendizaje, cuando tienes 16 años y comienzas a descubrir, ¿ Recuerdas ese sentimiento?  Era muy bonito y repleto de inocencia ¿ Por qué no volver a sentirlo ? No pasa nada por no saber y descubrir con la persona a la que amas, de hecho verás como esto genera mucha más confianza en la pareja.

Para empezar con todo este tema de manera muy sencilla, propondría dos puntos:

  1. NO PENSAR LO QUE VA A OCURRIR, CADA DÍA ES DIFERENTE.

El amor que siento hacia la otra persona es clave, todo lo demás es irrelevante, necesitamos equilibrar las energías y ser conscientes de que cada día somos diferentes. Si un día estoy en casa leyendo un libro y estoy deseando hacer el amor lentamente con mi pareja, cuando ella llega, observo que esta agobiada y ha discutido con su jefe, lo primero es detectar que su nivel de energía es totalmente diferente al mío y en ese momento, si hacemos el amor con mi estado de tranquilidad y su estado de alteración, la energía esta muy desproporcionada.

Por lo tanto me olvido de mí y preparo un baño relajante con velas para intentar calmar esa sensación de agobio que tiene mi pareja. Cuando eso suceda es probable que mi pareja se relaje, pero a la vez, existe la posibilidad de que ese baño de agua caliente le produzca un estado de relajación total y al salir del agua y meterse en la cama se quede dormida plácidamente.

En ese momento es donde tengo que observarme y ver lo que siento ya que los planes iniciales han cambiado para mí, observar a mi pareja en ese momento dormir plácidamente y poder abrazarla y sentirla a tu lado después de que hace una hora estaba totalmente agobiada, es lo más maravilloso que me puede ocurrir en esos momentos.

Eso es para mí hacer el amor y no la penetración , cambiar mi idea mental por lo que realmente necesita mi pareja, y cuando suceda el caso contrario, que la otra persona piense exactamente lo mismo que he pensado yo , imagínate si esto sucediera así siempre, qué maravilloso sería y qué fácil sería el amor, ¿ cómo no vas a mantener el fuego durante muchos años si las dos personas piensan así en vez de pensar en nosotros mismos? Como dice el gran escritor Milan Kundera “El amor no se manifiesta en el deseo de acostarse con alguien, sino en el deseo de dormir junto a alguien”

NO PENSAR QUE EL OBJETIVO FINAL DEL SEXO ES EL ORGASMO Y LA EYACULACIÓN

2. SAL DE TU ZONA DE CONFORT Y EXPERIMENTA CON LA LENTITUD:

El tantra te lleva a la lentitud, a la quietud, a la conexión con tu pareja sin prisas ni expectativas de ningún tipo, a sentir cada centímetro de la piel de la persona a la que amas, a poder conectar a través de la mirada, a poder estar horas unidos el uno dentro del otro, sin necesidad de llegar al orgasmo, simplemente sintiéndonos uno. Esto te lleva a un estado de amor puro y cuando comienzas a desarrollar esta quietud, tanto el órgano sexual masculino como el femenino comienzan a adquirir una sensibilidad inexplicable.

Por lo tanto, ¿Por qué terminar ese momento mágico en un período tan corto de tiempo como el que usamos habitualmente? (La media en España es de 6 minutos desde el momento de la penetración inicial hasta el momento de la eyaculación.)

La reflexión para mí sería:

¿Por qué un momento tan bonito con la persona que amas tiene que durar tan poco cuando puede durar lo que nosotros deseemos?

Y tú, ¿te atreves a descubrir nuevas experiencias más allá de lo que nos han enseñado?

Hay decenas de libros interesantes, te recomiendo uno que he leído recientemente y me ha parecido muy interesante e instructivo, SLOW SEX de Diana Richardson, pero más allá de la teoría como digo, prueba y descubre, hay un mundo desconocido fuera esperándote  :).

 

2616282799_ee469f5a3b_b

¿Sabemos realmente qué es el sexo? parte I

Hoy escribo este post desde un lugar más original que el habitual, aprovechando las diez horas de vuelo que separan Madrid de EEUU. Me ha venido a la mente un tema que llevaba tiempo queriendo exponer así que voy a intentar dar rienda suelta a mis pensamientos y veamos que sale.

Este tema del sexo sigue siendo tabú para gran parte de la sociedad en la que vivimos. ¿Por qué? Mi opinión es clara, la dictadura que sufrimos en el siglo pasado todavía marca gran parte de nuestra personalidad y como todos los patrones que marcan nuestra vida los adquirimos desde el nacimiento hasta los 7 años de edad, son nuestros padres y la educación los que determinan nuestra vida sexual.

9086674518_6b45a52c08_z

Como es lógico, la represión y el ocultismo formaron parte de su niñez y por lo tanto, aprendieron el sexo como algo de lo que no se debía hablar con normalidad. En mi casa recuerdo que era de los hogares en los que de crío cuando había alguna escena subida de tono se cambiaba de canal y recuerdo que con 13-14 años todavía me creía el tema que se rumoreaba en los pasillos del cole y  era que cuando te masturbabas te salían granos y era algo malo ….

Aparte de esto, la GRAN educación sexual que recibíamos en la escuela era cuando te avisaban que iba a venir una persona del ministerio de educación y tú decías, “Biennnn, por fin me voy a enterar de algo” estabas expectante esperando ese día, y de repente, cuando venía la persona experta, te mostraba esta diapositiva o una similar …

Aparato Reproductor Masculino 2

… y te decía,

“Bueno chicos, pues aquí tenéis vuestro aparato reproductor visto en fotografía”, yo en ese momento me miraba por dentro del pantalón y empezaba a sudar ya que me asustaba más todavía porque pensaba “joder, joder qué mala suerte que yo no tengo nada de eso, ya verás cuando me vea alguna chica y se dé cuenta que estoy incompleto ”

Te explicaban con un puntero lo que era la glándula de Cowper, el glande, la uretra, lo que eran los testículos, y luego palabras que no teníamos ni idea de lo que significaban pero nos hacían mucha gracia como el “escroto”.

Al final de la lección magistral, por dentro pensabas “madre mía, debo ser medio tonto porque ni con el experto” me entero de nada de qué va esto del sexo, luego preguntabas a algún compañero y ya te quedabas más a gusto porque ninguno se enteraba de nada, pero el educador hacía su trabajo que era explicar la diapositiva que a él le habían explicado cuando era un chaval y luego había estudiado ya a fondo en la “universidad” para explicárnosla mejor y con más detalle ……

Por tanto, desde mi percepción, la educación sexual que ha recibido mi generación ( siempre sin generalizar) , se reducía a preguntar a tus amigos dudas sexuales, y la experiencia de coger a hurtadillas algunas películas  o revistas prohibidas que eran las encargados de explicarte de manera clara y concisa que era eso de hacer el amor…

Por otro lado, también veíamos las películas de Canal Plus los viernes por la noche, pero con más emoción que ahora ya que lo veíamos codificado… me hace gracia que en el hormiguero se piensen que han inventado el culo o codo.. en aquella época no sabías si aquello era un pie o era un pecho , pero como digo, lo que me río ahora al recordarlo no tiene precio… inocencia pura 🙂

Ahora me río mucho, es cierto , pero a su vez,  más allá de las bromas, hemos de ser conscientes del desajuste que genera esto en un adolescente de 14 años que no tiene ni idea de sexualidad y sus repercusiones posteriores , es muy importante hablar con los hijos, no responsabilizo a mis padres de ello porque a ellos no se lo explicaron tampoco y no sabían como hacerlo.

En detrimento de esto, nuestro sistema educativo, igual que en otros muchos ámbitos, cojea sobremanera, pienso que debe ser mucho más transparente y natural en un tema que puede llegar a ser tan maravilloso o tan desastroso, dependiendo, en gran parte, de estos primeros contactos con la sexualidad y el significado que le des a algo tan bonito como hacer el amor.

Imaginaos , la percepción que podemos tener del sexo tanto nosotros como las generaciones anteriores y reflexionemos , ¿cómo no van a apagarse las parejas con el paso del tiempo? ¿Cómo tu pareja no va a dejar de “ponerte” cuando pasa x tiempo? ¿ Como no se van a romper relaciones y que uno de los motivos sea porque el tema en la cama se deteriora?

Es muy complicado que no suceda algo así a largo plazo, no tenemos ni idea de sexualidad, ya que de nuevo, desde mi punto de vista, nos han vendido un bulo que no es real, nos han contado solo un 10% de la película… la sexualidad es mucho más que la penetración, el sexo oral o los preliminares y me encantará explicar todo lo que he descubierto cuando he cuestionado cada cuestión que me habían enseñado.

La parte más frustrante de todo este problema sexual ¿sabes cuál es? Que hemos pasado de la ignorancia al libertinaje con estas nuevas libertades que demandamos ahora. Hace poco me sorprendía un día yendo en el tren a Madrid y dos jóvenes de no más de 16-17 años, que observé que se iban a pasar el finde fuera, mantenían la siguiente conversación:

Chico: Cari, has comprado “la pastilla” no?

Chica: Sí, no te preocupes, nos vamos a pasar todo el fin de semana sin parar ni un segundo, a la vuelta me la tomo y “solucionado”.

Realmente me quedé estupefacto puesto que vi, que al menos la educación anterior se basaba en la ignorancia y eso nos hacía ser más inocentes y cautos, pero ahora mismo, con esta sociedad carente de valores, se nos ha ido tanto de las manos que los chavales ni siquiera son conscientes de lo que puede acarrear el uso de la píldora del día después de manera habitual,

Solo vale lo que pase este fin de semana, cuando quiera ser madre ya me preocuparé de eso, ahora queda muy lejano y encima nadie me ha explicado las consecuencias así que… a darle “caña”. ( Lógicamente la responsabilidad no es suya, si no de nuevo del sistema educativo anquilosado que tenemos)

La otra parte implicada del asunto, como ocurre con esta sociedad basada en el consumismo y el materialismo donde las personas importan nada y menos , las farmacéuticas, mientras se paguen los 20 € que vale la pastilla, por las miles y miles que se venden todos los meses sin control, miran para otro lado… luego ya saldrá la noticia de que tenemos el mayor indice de abortos en Europa como vi hace poco, pero ese no es mi problema, lo importante es seguir exprimiendo al máximo esta sociedad capitalista donde todo da igual, yo miro lo mío y cada vela que aguante su palo.

Tras esta primera parte crítica de lo recibido por la educación en mis inicios sexuales , en el siguiente post que publicaré la siguiente semana me gustaría hacer un ejercicio de reflexión con la parte maravillosa que he descubierto desde que decidí salirme de la sociedad también en este ámbito y cuestionarme todo lo aprendido en la sexualidad, descubriendo algo que era algo desconocido para mí y que creo que podría cambiar la vida sexual de muchas personas y que no entiendo por qué no sale más a la luz: EL TANTRA.

Tantra

Tu vida la marcan tus pensamientos

El otro día reflexionaba sobre la gran diferencia que existe entre mis pensamientos actuales y los pensamientos que tenía hace años cuando me creía una persona libre y sin embargo, estaba totalmente condenado de por vida por unos pensamientos que me hacían daño y me impedían ver el mundo desde la frecuencia del amor y la paz.

El amor, amar… palabras tan maravillosas y a la vez, como sucede con todo en esta sociedad, tan devaluadas y tan mal utilizadas por el desconocimiento de su verdadero significado. Te ruego que si has decidido dedicar 10 minutos de tu preciado tiempo a leer el post, llegues hasta el final, ya que allí es donde te explicaré cómo he llegado a estas conclusiones y verás un vídeo que posiblemente te ayude a entender mucho más todo lo que expongo.

Pensamientos

Como el tema requiere una comprensión inicial, voy a ir desgranándolo poco a poco aunque verás que el contenido es el mismo todo el rato, todo se basa en lo mismo y se resume en una frase:

Si cambias tus pensamientos, tu vida cambia.

Es muy probable que tu ego aparezca ahora diciéndote cosas como “yo no quiero cambiar mis pensamientos, estoy feliz con mis pensamientos, mis pensamientos son los mejores que yo puedo tener, eso que lo cambien los demás que deberían pensar igual que yo, si pensaran como yo, entonces el mundo iría mejor” …..

Este es el principal problema dentro de la sociedad actual: existe un desconocimiento tremendo de quiénes somos en realidad. Desde el momento que nacemos, nuestra esencia se va separando de nosotros y va apareciendo una máscara a la que llamaré PERSONAJE a lo largo de este post con el que nos tocará convivir el resto de nuestra vida, un personaje basado en varios condicionantes:

  • Una educación
  • Un idioma que viene marcado por el país en el que vives
  • Una cultura basada en tu territorio
  • Una ideología política concreta
  • Un status social condicionado por tu familia que marcará el resto de tu vida

Si has oído en tu casa que los ricos son unos desgraciados y que lo bueno es ser de izquierdas, es muy probable que seas de “izquierdas” y cuando veas una persona con traje y muy arreglada por la calle sin darte cuenta le juzgues. Si, por el contrario has oído que hay que ganar mucho dinero para ser un hombre de bien en la vida y que esto lo hace la gente de derechas, es muy probable que seas de “derechas” y uno de tus objetivos en la vida sea vestir bien, ganar mucho dinero y cuando veas a alguien por la calle con una camiseta con el símbolo anarquista y unos pantalones de hippie le juzgues.

¿Qué es lo correcto? Lo correcto es que te des cuenta de la mentira en la que vivimos y que nos hemos creído algo como nuestro, que en realidad no es nuestro sino que nos viene dado. Cuando nos adentramos en una ideología, un partido politico, un equipo de futbol, y nos creemos que nosotros somos parte de ese ente ( “yo soy del REAL MADRID”) estamos perdiendo lo más importante del ser humano y ni siquiera somos conscientes de ello, la LIBERTAD INDIVIDUAL. No somos libres de decidir nada de lo anterior ya que todo esto nos lo inculcan cuando nuestra inteligencia emocional es nula, por lo tanto, la primera reflexión que debo hacer cuando pienso que soy libre es:

¿Soy consciente de que lo que yo creo que soy realmente no es cierto? ¿soy consciente de que Roberto Mazuelas, si hubiera nacido en otro país, con otra cultura diferente, o en otra familia sería una persona TOTALMENTE DIFERENTE a la que es actualmente?

El principal problema del mundo para mí es que creemos que lo que nosotros pensamos es la verdad absoluta y actuamos para que el otro actúe según esta verdad ya que no concebimos otra. Te pongo ejemplos:

  • “No entiendo cómo esta “gentuza” de Podemos no se da cuenta de que su filosofía de vida es imposible, es que viven en un mundo de fantasía ” (tu familia es de derechas y tú te lo has creído amigo, te has creído que eso es lo bueno y es lo que le enseñarás a tus hijos si no consigues liberarte)
  • “No entiendo cómo estos “peperos de mierda” siguen estando en el poder y lo que es peor, es que igual vuelven a ganar las elecciones, de verdad que la gente es gilipollas y no se da cuenta de que son todos unos fachas y unos corruptos.” (tu familia es de izquierdas y tú te lo has creído amigo, te has creído que eso es lo bueno y es lo que le enseñarás a tus hijos si no consigues liberarte)

Frases de este tipo las oigo a diario en conversaciones por la calle. Cuando soltamos esta serie de incongruencias por la boca, no estamos entendiendo nada de lo anterior. Te pregunto lo mismo que antes: ¿qué es lo correcto? DA IGUAL, esto no es lo importante.

Lo importante de nuevo es que seas consciente que si abres tu mente y entiendes esto que te expongo con un ejemplo extremo a nivel ideológico, eres capaz de cambiar tu vida ya que podrás entender cualquier situación que te suceda en el día a día.

Podrás entender a tu pareja, podrás entender al que te grita y te pita con el coche, podrás entender cualquier trauma que hayas vivido en tu infancia,  podrás entender al que hace una huelga contraria a tus ideas, cualquier situación que antes te perturbaba, podrás entenderla y respetarla ya que entenderás que esa persona actúa según sus PENSAMIENTOS y esto no está en tu mano cambiarlo, simplemente tienes la opción de seguir reaccionando como hasta ahora has hecho, o bien probar que sucede cuando intentas entender esto que expongo y aceptarlo. 

Solo recordarte que cuando somos niños, no existe casta, no existe rojo ni azul, no existe religión, no existe raza, no existe nada de lo que luego la sociedad ha inventado para aniquilar el sentido de la vida que es el de AMARSE A UNO MISMO Y A TODO LO QUE NOS RODEA. Cuando eres niño solo existe la ESENCIA que luego nos ROBAN. 

Lo que debemos intentar es recuperar esa ESENCIA que nos han robado para conocer a gente maravillosa y entender que cuando no estén de acuerdo con mis ideas, simplemente es por sus PENSAMIENTOS, los cuales no han sido adquiridos libremente, si no totalmente condicionados, por lo tanto, si alguien piensa totalmente diferente a mí,  no es que sea ni mejor, ni peor persona, ya que te aseguro que si miras a los ojos de la gente y observas su interior, las personas son maravillosas, pero solo vemos la fachada y eso es lo que nos hace tanto daño.

El primer paso es reconocerlo. Si no lo reconoces, no hay posibilidad de cambio y como digo, han sido tantos años y la sociedad hace tanta fuerza cada día a través de la prensa, la radio, la televisión, el cine y la publicidad para reforzar ese PERSONAJE que supuestamente eres que es muy probable que tu ego se resista a reconocerlo.

Si eres de los que has reconocido que puede que lleve parte de razón, tengo una noticia buena y una menos buena ( recuerda la importancia de cuidar tu lenguaje cada segundo, no es lo mismo mala noticia que menos buena…ayuda a tu mente en todo momento con mensajes positivos para reforzarla continuamente) . La buena es que has dado un paso de gigante para tu desarrollo personal. La menos buena es que te queda un largo camino por recorrer.

Cuando esa personalidad se va quitando capas y te cuestionas cada paso que das para desmontar todo lo que te han inculcado desde niño, viene una época complicada donde realmente existen muchos conflictos a nivel interno, por ello mucha gente decide no avanzar y expone frases del tipo.

“A mí déjame de esos rollos que estoy muy bien como estoy.”

“Prefiero seguir siendo ignorante y ser feliz a mi manera pero paso de esas historias.” (esta última frase me parece tremenda cuando la oigo y os aseguro que la oigo a menudo).

Tenemos tanto miedo y lo que es peor, sabemos que si comenzamos a indagar vamos a detectar cosas que no nos gustan, que preferimos quedarnos como estamos a buscar nuevas soluciones para alcanzar esa felicidad y por lo tanto, ese amor verdadero hacia todo lo nos rodea y que transformaría la sociedad tan injusta que estamos creando entre todos.

¿Cómo rompo mis pensamientos?

Mi consejo es que para salir de tu zona de confort actúes de manera totalmente diferente a lo que lo haces cada día, si eres de izquierdas ( recuerda que no eres de izquierdas ni de derechas, esto es una etiqueta que te has puesto y te has creído debido al condicionamiento de la sociedad , eres un ser individual que esta muy por encima de esta mera etiqueta) escucha la cope, si eres de derechas escucha la ser, si eres de PODEMOS ve a una manifestación del PP, si eres del PP ve a escuchar una conferencia de Pablo Iglesias. Esto que te parece una locura, te puede hacer crecer enormemente ya que te puede ayudar a entender muchas cosas. 

No te quedes solo con reforzar tu creencia de que lo que estás oyendo te perturba, intenta descubrir algo más allá, descubre si la voz del periodista es agradable y te proporciona paz y tranquilidad , descubre si Pablo iglesias es un gran orador aunque no te entusiasme su mensaje, descubre si dentro de la cadena SER hay una sección dentro del programa que no hablan de politica y es muy interesante para ti que sigues pensando que eres del PP .

Si sigues haciendo lo mismo de siempre, todo seguirá igual, esto es lo más cómodo y eso a tu PERSONAJE le encanta, pero como digo, desde mi punto de vista limita tus pensamientos y reduce tu visión del mundo.

Solo te hago una pregunta ¿ Te gusta lo que ves a tu alrededor? ¿ Te gusta hacia donde se dirige lo que denominan la evolución del ser humano? Si estás de acuerdo con que vamos por buen camino, sigue haciendo lo mismo, si por el contrario ves que esta evolución es cada día más denigrante, intenta hacer algo diferente y simplemente vivencia que es lo que ocurre, vive la experiencia y siente tu cuerpo, tus emociones, que ocurre cuando haces algo totalmente diferente a lo que la sociedad te ha dicho que es lo “correcto”.

Cuando doy conferencias de educación o puedo trabajar con chavales, es maravilloso cuando trabajo por ejemplo el tema del aborto y les pregunto cuantos están a favor del aborto y cuantos en contra, rápido se posicionan hacia un bando o hacia otro en base a sus PENSAMIENTOS y a lo que han oído en sus casas desde críos.

La sorpresa viene cuando les comento, “el objetivo es el siguiente, los que estáis a favor del aborto, vais a tener que defender que el aborto es algo totalmente negativo y que debería estar prohibido terminantemente y los que estáis en contra del aborto tenéis que defender lo contrario, que el aborto debería estar totalmente legalizado”..

Tendríais que ver los resultados y la manera de entenderse de los chavales, es algo impresionante y es una manera muy practica de exponer todo lo que he comentado anteriormente desde un punto de romper los esquemas mentales de seres humanos que todavía no están tan contaminados como lo están los adultos.

¿Cómo he llegado a estas conclusiones?

Llegamos al final del post, te exponía al principio que al final te daría mi conclusión de cómo he llegado hasta aquí y te lo cuento porque deseo que tú te des cuenta por un hecho diferente al que a mí me sucedió.

Normalmente estamos tan sumamente condicionados, que vamos en busca de una felicidad éfimera totalmente irreal y pautada por la sociedad del consumismo en la que vivimos.

Hace ya casi 5 años, un 17 de enero, de repente mi vida cambió. Un médico se sentó delante de mí, me miró a los ojos y me dijo unas palabras que no estaba preparado para oír: “Tu madre tiene cáncer terminal y se va a morir”. Estas palabras resuenan en mi interior como si las hubiera oído ayer.

Yo pensaba que era “feliz” y de repente, me dicen que la persona a la que más amo en esta vida, se va, y todo lo que expongo anteriormente se desvanece.

No le encontraba sentido a la vida, no le encontraba sentido a esa felicidad efímera que me había vendido la sociedad y que consistía en tener una casa más grande, tener dinero para irme de viaje a lugares lejanos en el mundo, tener recursos para dar a mis hijos una educación digna el día de mañana, TENER, TENER, TENER , es la palabra favorita de la sociedad actual y desde mi punto de vista, la más vacía de felicidad que conozco. 

Encima mis amigos me envidiaban y eso reforzaba mi creencia que iba por buen camino: “qué suerte tienes”, “tienes todo lo que cualquiera desearía tener y que mucha gente no consigue en toda su vida”. Era una felicidad que igual que llegaba se iba,  pero en ese momento como yo no tenía ni idea de lo que era la vida, me lo creía.

A partir de la enfermedad de mi madre comencé una búsqueda incesante del sentido de la vida y fue cuando empecé a encontrar.

Empecé a sentir lo que era de verdad abrazar a una persona cuando la abrazaba a ella y nuestros corazones latían juntos.

Empecé a sentir lo que era la esencia de la vida cuando salíamos a dar un paseo si ella no estaba con la quimioterapia y charlábamos sin que ella tuviera dolores.

Empecé a sentir lo que significaba la vida cuando nos mirábamos a los ojos y ella me decía lo que sentía sin necesidad de hablar.

Empecé a sentir lo que significa la vida cuando sentí el profundo dolor de ver a mi madre sufrir, te aseguro que ver sufrir de esa manera a la persona que te ha dado la vida, relativiza cualquier dolor que puedas sentir a futuro.

Ese era el sentido de la vida, estar con mi madre paseando por la playa sintiendo las olas del mar golpeando nuestros pies, riendo juntos, esa sensación de detener el mundo y sentir que no te hace falta nada más, unos lo llaman iluminación, otros lo llaman felicidad, otros lo llaman paz, me da igual, pero ese es el auténtico sentido de la vida, simplemente eso.

Ahora me siento muy orgulloso ya que ese personaje llamado ROBERTO MAZUELAS cada vez se va pareciendo más al niño que un día fue y que había olvidado. No está siendo un camino fácil pero cada día intento que ese niño que un día jugaba feliz sin preocupación ninguna se sienta muy orgulloso de la persona en la que se ha convertido de adulto.

Te dejo este vídeo que resume lo que he expuesto, estoy seguro que te emocionará. No esperes a que venga una desgracia a tu vida para encontrarle sentido, disfruta cada segundo, el pasado ya pasó, el futuro no existe, disfruta de un paseo por el campo sintiendo el aroma de las flores, disfruta de cada abrazo que des a tu madre, llora, ríe, baila, canta, vuelve a ser un niño. Hoy estás vivo y tienes oportunidad de disfrutar de la vida. Hazlo.

Gracias madre. Siempre en mi corazón

El miedo a la libertad

10 Me gustaría comenzar este post dando las gracias a la persona que me ha hecho llegar a gran parte de las reflexiones que aparecen a continuación, el doctor Juan Miguel Fernández-Balboa,profesor titular de la UAM y autor de uno de los mejores libros que he leído en los últimos tiempos Palabras caballo, sin duda un gran amigo y una de esas personas de las que gracias a diario porque se hayan cruzado en el camino. ¿Qué es para ti la libertad? ¿Te consideras una persona libre? Es una pregunta que quizás no te hayas hecho nunca puesto que la tenemos tan interiorizada que la damos por sabida, pero sin duda es una pregunta clave que deberías pararte a reflexionar con calma puesto que en su respuesta están muchos de los valores que sostienen tu vida. Cuando pregunto a alguien ¿ Qué es para ti la libertad?, más allá de la incomodidad que suele generar por esa parte que nos ha inculcado la sociedad sobre la no reflexión en el interior y la búsqueda en el exterior, las respuestas suelen ser similares: “La libertad es sentirme libre, no tener que trabajar, estar en la naturaleza, disfrutar del paisaje, no tener preocupaciones económicas, no tener que pagar mi casa, etc.”. Si analizamos las respuestas a fondo, nos damos cuenta de que seguimos buscando en el exterior, buscamos la libertad en un paisaje o en no tener una casa que pagar cuando nadie nos ha obligado a comprarnos una casa. Estamos en un mundo lleno de contradicciones debido a esta incongruencia que surge de la pedagogía venenosa que nos han inculcado hasta adoctrinarnos en este paradigma de búsqueda continua en el exterior. Cada día tengo más claro que el viaje más bonito y apasionante de mi vida está en mi interior y en realmente descubrir quién soy yo y que he venido a hacer a este mundo. Si me lo permites, voy a intentar expresar con palabras lo que significa para mí la libertad y a la vez, el miedo a la libertad. Desde mi punto de vista pensamos que somos libres cuando en realidad no lo somos. En relación con preguntas como: -¿Por qué has comprado una casa en la playa en vez pegarte unas vacaciones impresionantes cada verano de tu vida? -¿Por qué sigues en tu trabajo siendo infeliz y siempre encuentras una excusa, llámese crisis, llámese necesidad de horario para llevar a mi hijo al cole etc. para no dejarlo y llevas así 8 años de tu vida quejándote día tras día? -¿Por qué te quejas continuamente de la labor de los bancos pero luego te compras una casa con una hipoteca a 35 años que supone una carga para toda tu vida? -¿Por qué si ya no estás enamorad@ de tu pareja desde hace años y la situación en casa te hace tremendamente infeliz no eres capaz de dar el paso que cada día ronda tu cabeza ? Cada día tengo más claro que la clave no está en las respuestas como nos han enseñado sino en las buenas preguntas. Para mí la respuesta a todas estas preguntas es el desconocimiento que tenemos de nuestro YO, no sabemos quiénes somos ni qué hacemos en esta vida. Vamos por el camino que nos han enseñado desde pequeños y nos vamos conformando con lo que nos dicen que está bien. Hay que comprar una casa y pagar una hipoteca a 35 años para “asegurar” tu futuro y el de los tuyos, vale, pues como eso es lo que me dicen, lo hago, pero como de pequeño me han enseñado a hacer raíces cuadradas pero no me han enseñado educación financiera que me sirviera para decidir si comprar una casa o alquilarla y todo el mundo compra casas, pues me dejo llevar. ¿Por qué nos enseñan raíces cuadradas y no nos enseñan aspectos que realmente nos sirvan para manejar nuestra vida de adultos? Pues no lo sé, pero como visión es bastante critica en este sentido ya que cuanto más indago y más descubro, más me frustro con la educación que tenemos, prefiero dejarlo estar y simplemente expresar mi punto de vista para que cada uno recoja lo que quiera. 8 Para mí, la libertad más grande y de la que carecemos es la libertad de pensamiento. Por libertad de pensamiento no me refiero a lo que nos delimitan con el significado “libertad de expresión” respecto a que puedas tener una ideología o puedas expresar tu opinión. Quiero ir mucho más allá. El ser libre en tu pensamiento requiere de una desprogramación a nivel mental de todo lo que nos han “inculcado” desde niños. Solo cuando esto suceda y nuestra mente consiga estar libre de juicios y valores que no ha adquirido nuestro yo individual, conseguiremos ser libres. Lo que nos han enseñado viene pautado, inculcado y adoctrinado a través de nuestra educación tanto en el ámbito familiar, como a través de nuestros maestros, medios de comunicación etc. por lo tanto, repito, solo cuando consigamos desprogramarnos (y ello requiere de un trabajo arduo y laborioso día a día) conseguiremos volver a ser niños y por tanto ser libres, mientras eso ocurre, sin ser conscientes de ello, seguiremos contaminados y en esta búsqueda continua de quien soy yo y qué he venido a hacer al mundo (en el mejor de los casos) o en su defecto, en la ignorancia de caminar por la vida sin ni siquiera preguntarme esto actuando en base a las circunstancias que me vayan sucediendo en la vida. Como decía Ortega y Gasset yo soy yo y mis circunstancias. El problema es ese, que si no sé contestar a la pregunta ¿quién soy yo? lo que me queda son mis circunstancias. Si las circunstancias son buenas (situación de bonanza en nuestro país) todo es maravilloso y la vida me sonríe, pero si las circunstancias son malas (la crisis de los últimos años) entonces la vida es una mierda y no me pueden ir peor las cosas… y así me pasaré la vida, dependiendo de eso, de las “circunstancias” que sucedan a mi alrededor. El problema es que como adoctrinamos a través de nuestros valores puesto que pensamos que son los correctos , vamos desarrollando nuevas generaciones en base a lo que nosotros pensamos que es lo correcto. Llevamos a nuestro hijo de tres años subido a hombros a una manifestación política, vemos La Sexta o Telemadrid según nos convenga, leemos El mundo o El País y escuchamos La Ser o La Cope, pero luego estamos totalmente convencidos que estamos dejando crecer a nuestro hijo en total “libertad” ya que le decimos que es “libre” de hacer lo que quiera. Ese es el problema, ni siquiera somos conscientes de esta pedagogía venenosa que inculcamos a través de la educación puesto que nadie nos ha enseñado a mantener esa consciencia en todos y cada uno de los actos que llevamos a cabo en nuestra vida. 9 Como ejemplo curioso, me gusta viajar en metro siempre que puedo ya que me parece uno de los más fieles reflejos del sentimiento de la población. Como estoy desconectado del mundo al no escuchar la radio, leer la prensa ni ver la televisión para intentar ser fiel a los principios que comento de intentar desprogramarme, el viajar en metro me ayuda a no estar tan apartado de la sociedad y siempre que puedo voy solo para ir muy atento a las conversaciones que se derivan en el trayecto. Hace unos días recuerdo a un hombre de unos 50 años que se dirigía a un concierto del famoso grupo de rock AC/DC e iba con su grupo de amigos y comentaba con una decepción tremenda y totalmente cabizbajo:

Después de tantos años intentando guiarle por el buen camino, intentando que estudiara algo productivo para el día de mañana, me dice el otro día que quería hablar conmigo porque quería decirme algo que pensaba que no me iba a gustar y de repente me dice que quería ser notario”, yo escuchaba incrédulo pero mi sorpresa fue aún mayor cuando el grupo de amigos que le escuchaba, comenzaron a compadecerse y uno de ellos le dijo “Bueno Paco, no te preocupes joder, deja al chaval que estudie lo que quiera, piensa que también habrá notarios que sean buena gente hombre

Este es el problema, queremos una sociedad libre pero ninguno de nosotros es libre. Apelamos a la democracia sin saber lo que significa democracia ya que cuando sale en televisión uno del otro partido político o cambiamos de canal o si ese día estamos con ganas de marcha y nos apetece ofuscarnos un poco le llamamos hijo de puta y sinvergüenza y de esa manera nos sentimos mejor ( al menos durante los 10 segundos posteriores al asunto ya que luego todo sigue igual). Apelamos a la libertad de expresión pero cuando estoy en contra de Podemos y me encuentro con una persona que es votante de este partido , le juzgo y le pongo las etiquetas que la sociedad me ha dicho que tienen estos votantes, “perroflauta”, “radical”, “comunista” etc. y si es del otro lado, le llamo “casta”, “corrupto”, “facha” y es habitual oír en conversaciones frases del tipo “yo no podría tener una novia pepera” o “un rojo de mierda de los de Podemos no entra a mi casa ni de coña que esa gente ni se ducha”. Comentarios tan sumamente deplorables no solo son aprobados si no que son refrendados con sarcasmo y risas puesto que como nos juntamos con gente afín a nosotros, semejante incongruencia resulta hasta una broma graciosa en el grupo. Yo me hago una reflexión cuando oigo frases de este tipo. ¿Nos estamos volviendo locos? ¿Y la esencia de las personas? Que más da de qué dichoso partido político sean, últimamente acostumbro mucho a mirar a la gente a los ojos , no a mirar lo que hay fuera, sino a mirar lo que hay dentro de sus ojos, y ¿sabes que me encuentro? Encuentro personas, encuentro seres humanos, encuentro personas interesantes que tienen una gran cantidad de cosas que aportarme, no les pregunto ni donde viven, ni cuál es su coche, ni les juzgo por su ropa ni por el trabajo que tengan, eso me importa muy poco la verdad, me importa lo que hay detrás y si conseguimos atravesar la barrera que nos ha impuesto la sociedad con los estereotipos, encontramos muchas más cosas de las que en principio pensábamos, solo hay que intentar ver más allá y de repente, encuentras personas maravillosas allá por donde vas. 7 Esto es lo que me preocupa del cambio político, intento huir de la política pero observo mi entorno y me preocupa la radicalización. Estoy a favor de un cambio político ya que lo que ha ocurrido es inadmisible y no puede seguir ocurriendo, pero me preocupa el odio que veo cuando miro a la gente a los ojos al hablar de política. Me gustaría ver cambio en sus ojos, pero veo odio, me gustaría ver paz pero veo venganza y ese odio es lo que menos nos hace falta en estos momentos. Nos hace falta olvidar y cambiar el rumbo puesto que como le digo a mi equipo cuando se centra en temas del pasado, lo que ha pasado ya ha pasado, ya no lo puedes modificar. Solo te puedes centrar en el aquí y en el ahora, eso es lo único que nos tiene que preocupar, el futuro pasará y el pasado ya pasó, por lo tanto centrémonos en disfrutar este momento. Creo que no somos libres tampoco en el lenguaje que utilizamos,  y como en nuestra educación, tampoco nos han enseñado lo que influye dicho lenguaje en nuestro día a día a nivel cognitivo, no somos conscientes del daño que nos hacemos a nivel mental cuando hablamos sin saber lo que decimos. Recordemos que la connotación del verbo “ser” es la de “pertenecer” si yo digo  que soy del Real Madrid ni siquiera estoy siendo consciente de que estoy afirmando que el Real Madrid es mi dueño ( luego lo entiendes cuando vas a ver un partido de fútbol y ves el fanatismo y la cantidad de incongruencias que se hacen como insultar a la afición rival que igual está al otro lado del campo, levantándote de tu silla exacerbado gritando todo tipo de improperios mientras tu hijo de seis años sentado a tu lado te mira incrédulo, luego afirmamos que nuestro hijo es “libre” en su educación pero es que, de nuevo el problema es que ni somos conscientes de nuestros actos. ) Es curioso cómo se ve reflejado el victimismo de la sociedad cuando utilizamos los verbos de manera inconsciente, cuando “mi” equipo gana la gente suele decir “hemos ganado” y cuando “mi” equipo pierde solemos decir “han perdido”. Vivimos en un victimismo continuo y este ejemplo que puede parecer absurdo, se aplica a todos los ámbitos de la vida, si hay logro me apunto el tanto, si hay pérdida la culpa es del gobierno. El lenguaje es fundamental en nuestra vida y como digo, cuando miras de verdad a alguien a los ojos, es complicado que te engañe ya que en la mirada se ven muchas cosas, pero si alguien es muy buen actor, tan solo tienes que aprender a estudiar el lenguaje de las personas y eso sí que no falla puesto que forma parte del inconsciente. Somos lo que nos decimos. El doctor Juan Miguel-Fernández Balboa  me lo explicaba muy bien cuando yo le exponía que no entendía que el mundo cada vez fuera a peor, que la sociedad cada vez estaba más avanzada en la evolución humana y sin embargo, cada vez más corrompida, que los valores estaban desapareciendo. ¿Qué está pasando Juan Miguel?

Roberto, imagínate que vamos a ver una película al cine y tú quieres ver una y yo quiero ver otra, estamos los dos solos en el cine y los dos nos empeñamos en ver una película diferente, le damos al play  y comienzan a rodar las dos películas. ¿Qué crees que pasaría? Efectivamente Roberto, sería un caos, se mezclarían tu película y mi película, se mezclaría el audio, se mezclaría el sonido, y no se entendería nada, sería imposible que nos enteráramos de nada de lo que estamos viendo, eso es lo que pasa en la sociedad actual Roberto. Cada uno ve su película y no es capaz de pararse a pensar en la película del otro. PP o PODEMOS, REAL MADRID O BARCELONA, INDEPENDENCIA O NO INDEPENDENCIA, por lo tanto, lo único que está en tu mano es salirte de eso e intentar ver las dos películas desde fuera mientras los demás se frustran sin darse cuenta de que el principal problema radica en ellos mismos.

En este sentido estoy totalmente de acuerdo con mi maestro pero creo que hay solución, Claro que hay solución. La solución para alcanzar la libertad está en la educación, en la educación de nuestros hijos. Es cierto que el cambio no lo veremos a corto plazo sino en los hijos de nuestros hijos. Si cambiamos toda la metodología en la educación podemos cambiar el mundo y adaptarlo en la misma medida al gran desarrollo tecnológico que estamos llevando a cabo, utilizar la evolución para evolucionar y no como actualmente que estamos utilizando esa evolución para corrompernos. Por ello insisto tanto y estoy dedicando cada vez más tiempo al tema de la educación emocional, la educación a través del desarrollo personal que permita a nuestros jóvenes ser libres y cuando crezcan sepan claramente cuáles son sus valores porque los han adquirido y los han ido forjando ellos mismos, no se los ha inculcado nadie. De esta manera, sí que podrán ser buenos políticos, buenos maestros, o buenos artistas ya que encontrarán su verdadera pasión a través de sí mismos y no a través de lo que les imponga la sociedad. Mientras no cambiemos eso, seguiremos todos viendo la película que nos interese y seguiremos teniendo políticos corruptos ya que no estamos educados a través de los tres factores que para mí son claves en el desarrollo de una persona, el espiritual, el emocional y el del conocimiento. Si uno de esos tres cojea todo se va al traste, y actualmente la manipulación que siguen haciendo a nuestros jóvenes únicamente a través del conocimiento es enorme. Que bonito sería una educación libre, pero libre de verdad, donde cada niño se fuera forjando sus valores y un día con 16 años pudiera el maestro preguntar, hoy vamos a hacer un trabajo sobre el aborto ¿quién de vosotros está a favor y quién está en contra? Vale, pues los que estáis a favor del aborto, vais a posicionaros en contra y vais a defender esta postura intentando entender por qué vuestros compañeros piensan de esa manera, y en el caso contrario los que pensáis que el aborto es una aberración, vais a posicionaros como que el aborto es algo positivo para la sociedad y tenéis que demostrar a vuestros compañeros que es así,  Sería maravilloso, ¿no crees? 11 En todas y cada una de las facetas de la vida, que pudiéramos entendernos y ponernos en el lugar de la película que está viendo el otro, y que a medida que fuéramos creciendo no se nos olvidara que cuando somos niños da igual que seamos negros, blancos, chinos, judíos, católicos, protestantes, guapos, feos, bajos, ricos, pobres… todo eso da igual, ya que los niños son libertad y esencia, para ellos no existen todos estos condicionamientos y definiciones que la sociedad ha utilizado para etiquetarnos como a las ovejas mientras presumimos de ser libres por votar a un partido o a otro. Todo es mucho más sencillo que eso, por lo tanto, seamos libres, recuperemos nuestro niño interior y saquémosle a pasear.

Si puedes bromear sobre algo muy importante, es que has alcanzado la libertad. (Maurice Bejart)

El tiempo es oro

La mitad del sufrimiento de la vida nos lo causa esperar.

Hoy quería hablar sobre el tiempo y la importancia que tiene en nuestro día a día. En ocasiones me dicen que soy muy tajante con este tema pero tengo claro que para mí es el bien más preciado en mi vida y cada segundo que pasa es un segundo que no se va a volver a repetir, es mi filosofía de vida. Por lo tanto, soy muy consciente de a qué dedico mi tiempo, con quién estoy, qué estoy leyendo, qué tipo de formación estoy haciendo,  y como diré a lo largo del post, YO tengo la decisión de darle al tiempo la importancia y el lugar que ocupa en mi vida. Un ejemplo muy típico en nuestra sociedad, si atiendo a un proveedor que ha llegado tarde a la cita que habíamos acordado y trastoca mi día, tengo que ser consciente de que luego no puedo quejarme “siempre viene tarde y con excusas ”. Si no le atiendo y se queja  “vaya maleducado que no me atiende cuando he venido hasta aquí, total, por llegar media hora tarde” tenemos que valorar el concepto subjetivo qué significa media hora tarde para ti y que significa para mí ya que quizás tengamos ideas muy diferentes del significado “tiempo” y ahí radica el problema. Si quedamos a las 12 y tú llegas a las 12:30 a la cita, tenemos que dilucidar quién es el maleducado.

Es muy habitual oír expresiones del tipo “pfff, es que he llegado a los 40 y hasta ahora he desperdiciado mi vida, siento que he perdido el tiempo” o  “si pudiera volver atrás, cuántas cosas haría que no he hecho” o “hay tantas cosas por hacer y tan poco tiempo”. ¿Qué explicación podemos darle a este tipo de expresiones y, sobre todo, cómo podemos mejorarlas en nuestra vida?

La primera respuesta es clara: tenemos un desconocimiento enorme sobre quiénes somos y cuál es nuestro propósito en esta vida. Nos han enseñado que todo esta fuera, el consumismo, el materialismo, la radicalización contra la política, el fútbol y el fanatismo que desprende, los medios de comunicación, en definitiva, la vida puesta al servicio de los demás, los demás son los que proponen, pp, psoe, podemos, Real Madrid o Barcelona, religión sí, religión no, aborto sí, aborto no,  y nosotros entramos al trapo como ovejas descarriadas hasta el punto de un conocido que tengo que es psicólogo y cuando el Real Madrid pierde ese día no cena. No me quiero imaginar las “recetas” que les proporciona a sus pacientes. Esta es la sociedad que hemos creado, gente que busca la respuesta en los demás pero no tiene ni idea de cómo buscar en su interior, para aprender inglés vamos a una academia, pero para conocernos mejor y desarrollar nuestra inteligencia emocional no hay academias, depende de nosotros mismos, desde la infancia nos han enseñado a buscar fuera y nos han implementado un “programa” de valores que nos hemos creído. Esto es tremendamente habitual y por ello el mundo no se entiende, cada uno solo ve su película y no acepta que los demás puedan estar viendo otra película. Esto, unido a la manipulación de los medios para radicalizarnos, hacen que entremos por donde quieren y demos paso a la manipulación extrema. Actuando de esta manera nos olvidamos de ser dueños de nuestros actos, dueños de nuestra vida.. Sigo al Real Madrid a muerte y defiendo por encima de todo que Cristiano Ronaldo es el mejor jugador del mundo y Messi tiene cara de subnormal o en el caso contrario, que Messi es puro talento y no hay discusión y que Cristiano Ronaldo es un auténtico chulito que ojalá le rompan la pierna por 8 sitios diferentes y no vuelva a jugar al fútbol como oía a un chaval ayer en el tren. Nos ponen la película a nuestra disposición y picamos, nos la creemos sin ser conscientes que nos ponen el caramelo y vamos a cogerlo sin ser conscientes de la consecuencia principal que ello acarrea, la falta de libertad individual.

¿ Realmente esto es disfrutar?

¿ Realmente esto es disfrutar?

Siempre que pregunto en alguna de mis conferencias ¿qué es lo que harías ahora si no tuvieras límite de tiempo y de dinero?, la respuesta más habitual es “viajar, y si puede ser lejos, mucho mejor”. He aquí la complejidad que le damos a la vida. Necesitamos esperar 4 horas en un aeropuerto, coger un vuelo de 16 horas a Kuala Lumpur, llegar con las piernas agarrotadas del cansancio, llegar al hotel, descansar porque estás destrozado del avión, superar el jet lag que tiene tu cuerpo y cuando hayas pasado todo ese sufrimiento (porque nos enseñan que las cosas sin sufrimiento no son iguales, no se disfrutan igual) entonces sí, sales a visitar la ciudad y ohhhhhhhhh maravilloso Kuala Lumpur, en ese momento llegas al monumento más bonito de Kuala Lumpur y …… ¿qué haces?, inconscientemente, sacas el móvil y te pones a sacar fotos y vídeos para subirlo a las redes sociales y que todo el mundo sepa que estás en Kuala Lumpur disfrutando de tus maravillosas vacaciones. Por lo tanto, te pierdes realmente la esencia del momento y en su lugar a tus “amigos” de Facebook “les gusta” enormemente tu viaje y te “desean” que lo “disfrutes” de todo “corazón”. Esto lo veo a diario, en el teatro viendo una obra sublime, observo una persona a mi lado con el transistor oyendo a la vez el Real Madrid, en el fútbol viendo un partido apasionante y mi compañero de butaca buscando sitio para cenar después del partido durante 45 minutos sin disfrutar lo que está ocurriendo en el terreno de juego , buscamos, buscamos continuamente y se nos olvida lo más importante, disfrutar el presente.

Para mí, la vida es más sencilla que todo esto que nos han enseñado. La belleza está en todo lo que nos rodea, está aqui y ahora escribiendo este post, en poder levantarme cada día y poder respirar, disfrutar de una ducha de agua caliente, disfrutar de una bonita comida con los amigos, contemplar un paisaje maravilloso, salir a pasear, degustar un libro y saborear cada página del mismo. Eso es la vida, la vida está a nuestro alcance cada segundo, solo tenemos que saber apreciarlo y saber mirar. El mayor viaje que podemos realizar en nuestra vida es el viaje interior, el viaje hacia nosotros mismos para poder conocernos más y poder disfrutar de estas pequeñas cosas que son las que permiten disfrutar cada instante y no tener que esperar ansiadamente unas vacaciones a 15 mil kilómetros de distancia para encontrar una felicidad que es efímera, se evapora, igual que llega, se va.

Me suelen preguntar habitualmente cómo me da tiempo a hacer tantas cosas, que es imposible, que no saben cómo lo hago. En el post anterior expliqué de manera más exhaustiva qué es lo que hago día a día y cómo intento mantener un equilibrio constante entre mis energías vitales para el aprovechamiento al máximo del día. Hoy quería hacer alusión a que la clave está en ser consciente en cada momento de todo lo que está sucediendo a tu alrededor y cómo actúas tú frente a estas situaciones. Te pondré algunos ejemplos que he ido recopilando de diferentes estudios sociológicos acerca del “aprovechamiento” del tiempo en el ser humano para una vida media de 75 años:

  • Nos pasamos 167 días buscando aparcamiento
  • Nos pasamos 38 días buscando las llaves de casa
  • Nos pasamos 68 días buscando cosas en el bolso
  • Nos pasamos 500 días haciendo colas en supermercados y otro tipo de eventos
  • Nos pasamos 12 años viendo televisión y otros medios electrónicos que se usan para “entre-tener” (fijaros bien en el contenido de la palabra, lo dice todo…)

Por otro lado:

  • Nos pasamos 150 días haciendo el amor
  • Nos pasamos 450 días riendo
  • Nos pasamos 300 días leyendo

Lógicamente son tiempos medios subjetivos y el concepto de hacer el amor seguro que es muy diferente para una persona o para otra, pero aun así son escalofriantes. Hay un porcentaje muy alto de la población que pasa 4 veces más haciendo colas que “haciendo el amor”. Pasamos más tiempo realizando colas que sonriendo. Curioso ¿no crees? Nos pasamos 12 años de nuestra vida (y este dato es de hace años, cuando la tecnología todavía no había despuntado, no me quiero imaginar los datos a cierre de 2015) con temas que nos “entre-tienen” con noticias sobre asesinatos, crisis económica, corrupción política, terremotos catastróficos o en la mejor de las versiones, programas de salsa rosa que nos cuentan la vida de otras personas a las que no conocemos de nada pero que nos sirven para seguir “entre-teniéndonos” con nuestros amigos o familiares durante el día a día. Aquí me gustaría hacer una reflexión. El otro día, en una reunión con mi equipo, una persona trajo un reloj grande para poner en la reunión. Era una reunión relajada donde no debíamos estar pendientes del tiempo. En ese momento de manera sutil le dije:

-¿El reloj para qué crees que hace falta? -Hombre, para ver el tiempo. -Sí, pero ¿para qué crees que necesitamos “ver” el tiempo en esta reunión? -Pues para tener una noción clara de la hora que es. -Ajá, pero ¿para qué crees necesitamos en esta reunión tener una noción clara de la hora que es?

En este momento la persona me dijo lo que me suelen decir cuando hago la tercera pregunta ante una regla absurda de las que llevamos impuestas por bandera, “Roberto, qué de preguntas raras haces, pues para qué vamos a necesitar saber la hora, pues para saberla, no hay una explicación en sí”. He detectado a lo largo de estos años que para romper con las reglas que nos ha impuesto la sociedad necesitamos 3 preguntas, preguntando 3 veces lo mismo, la incoherencia aparece y no tenemos respuesta para saber por qué actuamos como actuamos. Todos actuamos y no nos preguntamos quién y en qué momento determinó que éstas eran las reglas del juego y yo, como persona libre, las podía aceptar o no. Seguimos buscando la respuesta fuera cuando la respuesta es más sencilla: ¿Qué estoy haciendo yo para buscar soluciones? Yo, como persona, no debo buscar a mi alrededor. la solución está en mí. ¿Qué estoy haciendo? ¿De verdad me creo que el pp, el psoe o podemos van a mejorar mi vida? ¿De verdad creo que si tengo una casa mejor voy a ser más feliz? ¿De verdad creo que si viajo muy lejos me lo voy a pasar mejor que un fin de semana con mis amigos en plena naturaleza disfrutando de lo que cada uno haya preparado para comer en pleno campo? Solo cierra los ojos piensa en 5 momentos que recuerdes en tu vida, momentos clave. ¿Qué aparece? ¿Aparece Mariano Rajoy, Pablo Iglesias, Cristiano Ronaldo o Messi? ¿ Aparece un hotel de 5 estrellas todo lujo en el que estuviste hace años? No, no aparece nada de eso, la vida es más sencilla ,  aparecen momentos clave con tus hijos cuando comenzaste a verles crecer, aparecen tus amigos, aparece tu familia, aparece un paisaje maravilloso que te encandiló, eso es la vida, la felicidad es muy sencilla. Lo difícil es encontrar la sencillez puesto que lo hacemos todo extremedamente complejo porque nos han enseñado a buscar, a buscar, a buscar, y no hay que buscar nada, todo esta en mi interior. Plantéate si merece la pena seguir poniendo todo tu foco en el exterior o deberías mirar hacia dentro para ver qué necesitas de cara a encontrar esa felicidad que tanto buscamos y no aparece.

Necesitamos romper con el programa que nos han inculcado de pequeños y que nos hace estar “dormidos” ¿Cuántas veces os ha pasado, que vuestra madre os dice -Roberto, vamos a comer que ya está la comida. -Madre, no tengo hambre. -Bueno, eso da igual, que tengas o no tengas hambre no importa, son las 14 y hay que comer, en mi familia se decía un refrán muy típico de nuestro país  “el comer y el rascar, todo es empezar”. Efectivamente, te sentabas resignado en la mesa, empezabas a comer sin apetito alguno y poco a poco la comida iba “entrando”, pero qué absurdo ¿no? Siempre hemos pensado que nuestros ancestros eran mucho más cercanos a los animales y que la evolución humana ha sido imparable. En mi caso concreto, permítanme que dude la connotación de la palabra imparable. Algo imparable es algo que no se puede parar y de nuevo, utilizando esta palabra ponemos al servicio de los demás algo que está en nuestra mano. Todos y cada uno de nosotros tenemos la posibilidad de decir NO como si no tengo apetito sea la hora que sea, todos y cada uno de nosotros tenemos la posibilidad de NO ver programas nocivos en la televisión que agudicen nuestro victimismo y nuestros miedos, y en definitiva, todos nosotros tenemos la posibilidad de ser libres, tan solo tenemos que estar muy atentos cada segundo de nuestra vida para estipular si lo que hemos aprendido es lo que hemos querido, o es lo que nos han inculcado a base de adoctrinamiento venenoso.

Nos pueden quitar todo en la vida menos la libertad como reaccionar ante determinada situación. Eso es lo que determina la calidad de vida que vivimos. No se trata de si somos ricos o pobres, famosos o desconocidos, sanos o enfermos, lo que determina la calidad de vida, sino cómo nos relacionamos con estas realidades, qué sentido les damos, qué actitud adoptamos ante ellas, qué estado de ánimo les permitimos activar.

Victor Frankl

Abuelos, esos héroes anónimos

Hoy quería hacer un pequeño homenaje a esas grandes personas que albergan gran cantidad de los valores que poseemos: Los Abuelos

abuelos

¡La cantidad de veranos he pasado contigo en mi infancia! Siempre estabas tú para cuidarme y para hacerme comprender la diferencia entre el bien y el mal , siempre esperándome con un bocadillo para merendar cuando llegaba de hacer trastadas ¡Qué de lecciones sobre la vida cada vez que te escuchaba y me contabas tu experiencia vital! Siempre con esa fortaleza y esa actitud ante la vida que nos hace a todos darnos cuenta de lo que realmente es importante y lo que es banal.

Cada día que voy a verte siento ese amor incondicional que muy pocas personas transmiten, simplemente cuando me agarras la mano y me aprietas, qué de cosas sentimos ¿Verdad?, los dos sabemos que hemos perdido a alguien muy importante en nuestras vidas, alguien a quien no esperábamos perder tan pronto y cuando nos apretamos la mano los dos sabemos lo que sentimos, nos damos fuerza mutuamente, no hace falta decir nada, solo sentir, que bonito es sentir y que pocas veces nos damos tregua para hacerlo . Ahora las cosas han cambiado y el niño se ha hecho mayor y la abuela ha vuelto a la infancia, ahora es el momento de devolverte todo lo que has hecho por nosotros.

Gracias por enseñarme el camino de la vida y como siempre me dices cada día que voy a verte, que Dios te acompañe, Abuela.