¿Vivimos en una sociedad carente de valores?

Educación y Valores

Hoy me gustaría hablaros sobre la importancia que, en mi opinión, tiene la educación de nuestros pequeños y la influencia a futuro que tiene en nuestra mente lo que hemos aprendido y nos han inculcado desde que comenzamos a absorber conocimiento.

Los que me conocéis más sabéis que una de mis grandes pasiones es la mente humana y el comportamiento de la misma. He hecho multitud de cursos de inteligencia emocional porque me apasionan los retos y sin duda, entender la mente humana es el mayor reto al que alguien puede enfrentarse, aquí sí que no hay números ni estadísticas que te den la solución, cada persona es un mundo totalmente diferente.

Qué es la inteligencia emocional

Educación y Valores

Siempre digo que para mantener ese equilibrio mental tenemos que tener un enorme autoconocimiento interno, nosotros mismos debemos ser nuestro mejor amigo y la mayoría de las personas no nos conocemos a conciencia. Es un tema muy complejo pero creo que preguntas como ¿por qué actúo así?, ¿por qué estoy desmotivado y no tengo ganas de nada?, ¿por qué esta persona me hace daño y sigo tropezando? no deberían realizarse sin tener una respuesta clara.

Si no la tenemos, quizás no nos conozcamos adecuadamente.

Si una persona me hace daño, yo tengo que ser consciente por qué está sucediendo esto y si dejo que siga haciéndolo debería ser, bien porque lo tengo controlado y soy consciente de que el daño no es tan importante, bien porque el daño me genera más bienestar que negatividad, pero nunca porque desconozca las razones que me hacen seguir actuando de manera contraria a mis pensamientos una y otra vez.

Deberíamos saber el por qué de todos y cada uno de los pasos que damos en nuestro día a día, en eso radica exactamente ser inteligente emocionalmente y mantener en equilibrio constante nuestra mente. Esto es tremendamente complejo y la mayoría de nosotros no lo conseguimos en toda nuestra vida.

Un caso real

Después de esta introducción me gustaría poner un par de ejemplos prácticos ya que una vez que nos conozcamos a nosotros mismos de manera fehaciente, seremos capaces de controlar todos y cada uno de los pasos que damos para transmitir los valores adecuados a la gente que nos rodea.

Educación y Valores

Me decidí a escribir este post tras ver una situación este sábado donde se celebraba un partido de chavales en torno a 12 años y dos padres se enzarzaron en una discusión que terminó en una pelea entre adultos de las dos aficiones y sus hijos separándoles, el partido se anuló y yo me fui de allí sin dar crédito a lo ocurrido mientras me preguntaba, ¿nos estamos volviendo locos? y ¿cada vez hay más gente inestable?

Mi respuesta es sí, y en ello intervienen numerosos factores como la manipulación que sufrimos a diario o al excesivo uso de la tecnología y la falta de relaciones humanas. El ser humano está creado para relacionarse y mantener contacto físico, parece que este hecho se nos está olvidando pero de eso hablaré otro día.

Cuando iba de camino a casa, reflexionando sobre el hecho en sí y la importancia que tiene para ese niño el haber vivido esa situación por lo que queda reflejado en su subconsciente, sentí una impotencia enorme, sobre todo por la poca importancia que le va a dar su padre, el cual posiblemente se eche unas risas junto a sus amigos tomando unas cañas explicando lo sucedido.

Es curioso ver cómo padres siguen culpando al sistema educativo de lo que está ocurriendo mientras actúan de esta manera, los hechos que se quedan grabados en la mente cuando somos pequeños son, o bien recuerdos muy bonitos, o recuerdos que por algún motivo consideramos traumáticos y que muchas veces no recordaremos jamás pero que marcarán muchos de los miedos que tendremos de mayores.

Una experiencia personal

Otro ejemplo que se me viene a la mente, cuando tenía 10 años un día tiré un papel al suelo y como a mi padre esto le sentaba realmente mal, lo hice a escondidas, en ese momento mi padre se dio cuenta, me hizo recogerlo y tirarlo a la basura con una sonora bronca mientras la gente de alrededor me observaba como si fuera un asesino en serie clavando en mi sus miradas, como os digo este hecho me marcó y 20 años después lo sigo recordando como si fuera aquel día, así que como habréis imaginado jamás he vuelto a tirar un papel al suelo.

En contraposición a este ejemplo, este verano en la playa vi a un chaval que se bañaba mientras comía una bolsa de patatas y antes de terminarla la tiró al agua y tanto las patatas que quedaban como el plástico quedaron flotando, en ese momento, le saqué del agua y nos dirigimos al lugar donde su padre tomaba el sol tranquilamente.

Cuando llegamos, le conté lo ocurrido y mientras el crío cabizbajo esperaba su respuesta, el padre me dijo “¿y quién crees que eres tú para sacar a mi hijo del agua por semejante gilipollez? Mi hijo hará lo que le dé la gana que tú no eres quien para venir aquí a decirnos nada.”

Educación y Valores

Agaché la cabeza y me fui sintiendo una vergüenza enorme, pero no por el hecho en sí, sino una tremenda vergüenza ajena al recordar la cara de ese niño sonriendo, con una mirada totalmente diferente a la que tenía unos segundos antes de oír la respuesta de su padre, como diciendo, ¡he ganado!. Me sentí tremendamente triste al pensar todo lo que ese crío había perdido, sigo sin concebir que estemos perdiendo esos valores tan importantes que nos inculcaban cuando éramos pequeños y que nos han ayudado a ser mejor personas al llegar a esa edad que llamamos adulta.

En Resumen

Mi resumen es que los pequeños hechos son los que marcan la trascendencia de nuestro futuro por lo que tenemos que cuidarlos al máximo.

¿Qué opinas al respecto?

16 comentarios en “¿Vivimos en una sociedad carente de valores?

  1. Amigo Roberto, cuanta razón tienes en tu escrito de hoy, son pocos los padres educadores que son conscientes de estos actos tan insignificantes para ellos y con tanta importancia para ellos ( los niños)

    Sin ninguna duda lo que ocurra en esa edad será el reflejo del mañana.

    Ojalá se paren a pensar algún día, luego se quejaran del mañana ( los papas) del xq de sus hijos.

    Fuerte abrazó Roberto.

    Rubén Suay

    Me gusta

  2. Hace falta una tribu entera para criar a un niño pero actualmente los niños no tienen demasiadas oportunidades a aprender con niños menores o mayores que ellos que no sean sus hermanos ni tampoco con adultos y ancianos que no sean su familia o sus profesores.

    Al niño que viste en la playa ¿por qué no contarle tú mismo qué pasa si el mar se llena de basura? Para que aprenda no hace falta que sea regañado por una figura de autoridad (eso solo sirve para que no vuelva a hacerlo cuando esa figura le puede ver pero lo volverá a hacerlo en cuanto no lo vea). La educación que mejor funciona es dar ejemplo.

    Me gusta

    • genial comentario Bianka, muy interesante lo que expones, lo tendré en cuenta aunque creo que esa figura paternal debe reforzar lo que yo le exponga a ese niño en la playa puesto que si no, ese crio en ese momento me entenderá pero a los 10 minutos si ve a su padre tirar el papel al agua hará lo mismo…. gracias por tu opinión.

      Me gusta

  3. me ha encantado, más que nada porque ultimamente veo que ya nadie opina así, cada vez que salgo veo niños por todas partes que me gustaría decirles todo el rato ESTO NO SE HACE porque los padres pasan de ellos, con tal de que les dejen tomarse la cervecita en paz, he visto como en un parque inmenso de zonas de juego, los niños se han subido a unos jardines preciosos y cuidados y correteban, sacaban las piedras , lo estropeaban, y los padres desde la terraza del bar, sin decirles nada, o estar correteando en mitad del bar molestando a los camareros, a los que estan al lado sentados o siemplemente quieren salir a relajarse, son niños! esa es la respuesta que siempre recibes, sí pero tú eres su padre, lógicamente la culpa no es del niño si no has sabido decirle un NO a tiempo, el niño no va a saber si está bien o está mal. Tambén ver a un padre en un sofá de un restaurante con los pies en alto… qué valores crees que puede darle a su hija? hija, la cuál en ese mismo restaurante se pone a saltar a la comba en mitad de todo el mundo, como puedes esperar..no le dijo nada, y también como tú, he llegado a decirles cosas a los niños y a sus padres y como es lógico se molestan, nunca te dan la razón ni reconocen nada, y es que cuando un niño hace cosas que ves que no son normales, los padres tampoco deben de serlo mucho.
    También he visto niños subidos en una escultura, trepando sobre ella, y es que da igual, todo la igual, creen que cuando sea madre no me quedará otra que ser así, pero cueste lo que me cueste desde luego no quiero que mi hijo sea de esa clase de personas, porque yo no he sido ni soy así e imagino que en algo también tuvieron que ver mis padres.

    Me gusta

  4. Totalmente de acuerdo contigo Roberto, los niños de hoy son los adultos de mañana. Ya podemos ponernos manos a la obra porque ellos serán los que tengan en sus manos el mundo y hay que hacerles conscientes de la importancia de algunos valores que parece que se nos han “olvidado”

    Me gusta

  5. Yo siempre que oigo hablar sobre la «educación sin valores» pienso que es imposible educar sin valores, como es imposible construir casas sin ladrillos, o paella sin arroz (aunque esto último alguién lo inventará para poder vender fast food de paella, je je).

    La pregunta clave para mí es qué valores. Y desgraciadamente no tengo una respuesta única: hay padres que se esfuerzan (con grandes resultados) en que sus niños sean respetuosos con los demás, hay otros padres que no tienen los mismos resultados (no sé si por falta de esfuerzo, por falta de maña –que no creo que educar a un niño sea fácil, o por mala suerte).

    Creo que es fácil que los malos ejemplos nos impacten y se nos queden grabados, pero quizá no sean mayoría (o no tan mayoritarios como percibimos). El fenómeno de los padres sobreprotectores sí que creo que es contemporáneo, un crescendo de pánico paterno que viene subiendo en las últimas 3-4 décadas y que ahora mismo está absolutamente fuera de rango. El ejemplo típico es el miedo a que los niños salgan a la calle o jueguen solos en las plazas, cuando debería ser lo más normal del mundo, cuando vivimos en un entorno muy seguro (ni violencia contra los niños, ni desapariciones, ni tragedias en general). Pero los padres ahora tienen más miedo que los abuelos hace 80 años (que te hacían ir al pueblo de al lado a comprar, tú solo, andando además), pues sabían que no había tanto peligro.

    Cuando yo era pequeño los padres no iban a gritarle al profesor si el niño tenía malas notas porque «el profesor no es capaz de entender las dificultades del niño». Si sacabas malas notas era problema tuyo (como niño), y eras tú el que tenía que esforzarte más. Sin faltarle el respeto al profesor, pero haciendo un flaco favor al niño, de ninguna manera te iban los padres a hacer la tarea si había mucha, ya bastante hacían con poner a tu disposición una mesa para que tú mismo pudieras hacerla si no querías suspender. Quizá en esta línea de padres sobreprotectores si el niño hace algo mal (como ese niño de la playa que comentas) se le consiente o no se le regaña suficiente.

    Muchos de esos niños (tercos que son y gracias a que la educación del niño proviene de los padres, de la escuela, y de su entorno) llegarán a ser adultos sin mayores problemas, pero otros no lograrán sobreponerse a esa falta de aporte paterno a una edad en que el mismo es muy beneficioso… Y es una pena.

    Me gusta

    • Sin duda llevas mucha razón Jose, es un punto del que no se había hablado pero esa sobre protección sobre los chavales es totalmente perjudicial y hay niños a veces que se les ve alelados por culpa de este tema, el niño tiene que descubrir. Gracias por tu aporte.

      Me gusta

  6. Un padre le dijo a su hijo-ten cuidado por donde caminas-y este le respondió-ten cuidado tu, pues yo solo sigo tus pasos.Yo no soy madre aun, por lo que no hablare muy alto…pero es cierto que es un tema que asusta, y es vergonzoso ver estampas como las que se han comentado.Tambien es verdad,que no hay un manual de instruccion para ser un padre diez, pero tengamos en cuenta que cada vez son mas los que no siendo capaces de cuidar de ellos mismos, como van a ser capaces de educar correctamente a un hijo? Esperemos que esto empiece a cambiar…un saludo.

    Me gusta

  7. Yo soy padre desde hace 9 años y es lo mejor que me ha pasado en la vida. Desgraciadamente no me gusta la sociedad en la que vivo, y estoy totalmente de acuerdo con vuestros comentarios. Educar a un niño es algo muy fácil, sólo necesitas tres cosas, un ideal de justicia muy arraigado en ti, una capacidad de dar amor y ternura grande, y predicar con el ejemplo, y sobre todo hablar, hablarles mucho, pero con el corazón.
    No intentemos cambiar el mundo. Cambiemos nuestra respuesta ante el.
    Primero en nosotros mismos y luego en aquellos que nos rodean más próximamente. El vecino de enfrente desgraciadamente ya queda muy lejos….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s