10 consejos para hablar en público

Hablar en público

He recibido muchas peticiones para hablar de este tema. La mayoría confesáis la vergüenza de hablar en público, me resulta curioso cuando mucha gente tras oírme en una conferencia me dice “yo no podría de verdad, no se cómo puedes ponerte delante de tanta gente y hablar con esa naturalidad”.

Cuando alguien dice esto, se está imponiendo una auto limitación, cuando dice que no puede, su mente está recibiendo esta orden de modo que esa auto limitación crece ¡Claro que se puede! ¡Todo el mundo puede! Habitualmente somos muy reticentes a este tipo de situaciones y vamos adquiriendo miedos desde la enseñanza primaria, a veces difíciles de superar.

Os aseguro que la primera vez que me puse delante de mis 8 compañeros de trabajo cuando tenía 20 años me temblaban las piernas como si fuera un niño y sin embargo, ahora, he dado conferencias con Movistar a casi 300 empresarios, voy a colaborar con diferentes universidades para participar en diferentes máster de emprendimiento y cada vez lo hago con más naturalidad y me siento más cómodo, ¿Cómo? Con mucha práctica, como todo en esta vida… normalmente me implico mucho en todo lo que hago, dedico mucho tiempo y sacrificio; el tema de hablar en público es un tema que cada vez me llena más, es un mundo apasionante, cuando vas a conferencias donde están los mejores gurús, cuando veo conferencias de políticos (por norma general suelen ser bastante malos hablando ya que como suelen mentir bastante, expresan justo lo contrario a lo que están diciendo) me suelo fijar en cosas que hace años eran impensables, la posición de las manos, gestos de su rostro, volumen de entonación, diferentes técnicas para atraer la atención del oyente etc…

10 consejos para hablar en público

Recordemos que en una conversación la mayor parte de lo que expresamos lo hacemos con nuestros gestos, es decir, con nuestra comunicación no verbal, mucho más que con nuestras palabras.

Os voy a dar 10 consejos que a mí me resultan útiles.

1. Prepara el tema

Es algo totalmente obvio, pero esto es como cuando ibas a un examen en el colegio, cuando lo llevabas bien aprendido ibas seguro de ti mismo, sin embargo si no lo habías estudiado correctamente solía entrar una ansiedad muy negativa, en una presentación ante publico pasa exactamente lo mismo

2. Elabora una buena presentación

Desde mi punto de vista, la presentación debería ser un simple soporte visual que ilustre mis palabras, como las ilustraciones de un libro que nos trasladan a los conceptos de los que se está hablando, por lo que, a mi entender, no es obligatorio que una presentación deba narrar mi discurso, pero sí acompañarlo, “ilustrarlo”.

La presentación nunca debería parecer que está estructurando nuestra intervención, creo que un punto de agradecer es que el ponente se conozca bien su presentación y según vaya hablando el discurso vaya desencadenando el pase de las diapositivas y no al revés, no sería la primera vez que abandono una sala porque el ponente no sabe ni de lo que esta hablando, me parece una falta de respeto tremenda al auditorio que ha ido a verme y perder parte de su preciado tiempo en escuchar lo que voy a decir, lo menos que puedo hacer es cuidar mucho este punto.

Hablar en público

Es decir, yo estoy hablando sobre una característica de un nuevo producto y según voy hablando paso la diapositiva y esa imagen apoya mi argumentación, si la imagen aparece primero y después cuento lo que la gente ya ha visto, todo parece menos natural y pierde mucha fuerza.

3. Busca el enganche

Comienza con un gancho, tras los buenos días/tardes/noches dales algo que les haga entender que esta no es una presentación al uso, puede ser una anécdota que te ha ocurrido hoy, una curiosidad, una frase cuya explicación se encuentre posteriormente en el contenido de la presentación…algo que eleve el nivel de energía.

4. La llamada de atención

Entra en materia con una pregunta abierta, que invite al debate. Esta deberá ser algo “retorica”, es decir, no buscamos una respuesta real, solo que la gente entre en materia. Por ejemplo algo como… “¿Seriamos capaces de comprar nuestra barra de pan on-line?”

5.Utiliza anécdotas

Ahora el público está atento, es hora de comenzar tu argumentación, siempre lanzando eslóganes o frases que resuman la idea global en pocas palabras y que posteriormente te ayuden a desarrollarlas.

Estoy cansado de ir a conferencias donde se expone durante una hora teoría pura y dura viendo diapositivas, mis conferencias se basan en mi experiencia, en mi día a día y si me lo permiten (a veces no me dejan) me gusta explicar sobre todo mis fracasos, queda muy bonito hablar de los éxitos y lo maravilloso que es todo, pero eso no aporta valor… A mí me gusta contar hechos que me han ocurrido y me han hecho perder mucho tiempo y mucho dinero, si alguien me hubiera contado eso un día,quizás, no lo hubiera perdido, por lo tanto cuando tras una conferencia alguien viene a felicitarme lo agradezco sobremanera, pero cuando alguien viene a decirme que le he ahorrado dinero con lo que he explicado me siento tremendamente reconfortado ya que siento que de verdad todo el trabajo de preparación ha sido útil para ayudar a alguien.

Como ejemplo a este tema, recuerdo una conferencia en una escuela de negocio donde me pedían que hablara de fomentar el emprendimiento, tras acabar la jornada los organizadores me dijeron que estaban muy descontentos conmigo porque no había fomentado el emprendimiento, había hecho justo lo contrario y ellos lo que querían era captar alumnos para un master de gestión de pymes.

Hablar en público

Lo único que hice aquel día fue contar las numerosas trabas que me he encontrado desde que comencé mi trayectoria con 19 años, desde problemas familiares de toda índole, problemas de robos por parte de empleados, amenazas, noches enteras sin dormir por ver que no llegas a final de mes y no sabes de donde obtener liquidez, siempre intento transmitir que montar una empresa no es un juego y que si das el paso, tienes que asumir que parte de tu vida cambiará si quieres que triunfe… si no quieres que cuente eso no me contrates. Mi mayor satisfacción como digo, fueron dos chavales que se me acercaron y me dijeron que después de haber oído mi conferencia se habían dado cuenta que esto no era para ellos, que ellos nunca habían tenido una empresa y estaban pensando en montar una pero que tenían muy claro que eso no era lo que querían para su vida puesto que para mí, pese a todas las dificultades existentes las ventajas de emprender superan a las desventajas con gran diferencia pero entiendo que para mucha gente no sea así, por lo tanto que alguien se de cuenta y se ahorre unos miles de euros y unos cuantos quebraderos de cabeza para mí es un gran éxito por lo tanto mi consejo es ese, “cuenta tu experiencia y si es negativa, mejor, atrévete”

6. Busca el Feedback

Un truco muy recurrido es dirigir tu interpretación a dos o tres personas, ellos son la probeta de la totalidad del público, dirígete siempre hacia dos o tres personas que consideres claves por sus características y a partir de ellos puedes pivotar hacia el resto, te permitirán comprobar si tu nivel de energía está siendo correcto y, si les ves poco participativos, elevarlo.

Algunos trucos:

  • Si al poner un ejemplo de cualquier caso, pides el nombre de alguien y se lo cuentas directamente a ella, te meterás el público en el bolsillo.
  • Las acciones encuesta funcionan muy bien, invítales a levantar la mano para que expresen su opinión a mano alzada, gusta mucho.
  • Busca el contacto visual con esas tres personas mencionadas, busca su complicidad y sabrás en todo momento como el público te está percibiendo.

    7. Finaliza con una moraleja

    El público quiere un buen final, que concluya y que les arranque un “pues tiene razón”. Trata de sintetizar todas las ideas expuestas en una frase e, importantísimo, hilvánala con la anécdota o la pregunta que usaste al principio, le dará al discurso un aspecto redondo y coherente.

    Hablar en público

    Normalmente siempre suelo finalizar con una frase, creo que es una buena práctica, lo más adecuado es encontrar un paralelismo con lo que has contado, y se lo explicas al público, les resultará más convincente.

    Cierra siempre con una llamada a la acción. Algo como… “Os invito a que lo pongáis en práctica a partir de mañana y compartáis vuestras experiencias conmigo”

    8. Evita las excusas

    Trataría de evitar los comentarios del tipo “tratare de no robaros mucho tiempo” o “voy a ser breve”, le resta mucha importancia a lo que cuentas, se riguroso con los tiempos sin necesidad de hacer mención a ello, le restará importancia a tu discurso.

    9. Cuida tu lenguaje no verbal

    Busca una postura modelo es aquella que va a servir como punto de partida, me mueva lo que me mueva, haga lo que haga, o diga lo que diga, he de regresar a esta postura modelo que es la que realmente va a definir a mi persona.

    10.Ocupa el espacio

    Hazte esta pregunta ¿A quién ha venido a ver la gente? ¿A mí o a un proyector? La respuesta es clara, obremos en consecuencia.También he abandonado numerosas conferencias por este hecho, me parece otra falta de respeto al oyente, ¿de verdad piensas que no se leer? ¿Me has hecho venir una hora de trayecto con el poco tiempo libre que tengo para leerme diapositivas?

    Hay que ser rompedor en lo que a ocupación espacial se refiere, cuando antes te hablaba de acciones para elevar el nivel de energía me refería a estos ejemplos:

  • Moverte dentro de la zona del escenario mientras hablas incluso haciendo referencia a lo que hay en la pantalla sin mirarla aporta mucho dinamismo.
  • Si avanzas a través del público explicando tus ideas su energía y atención aumentan exponencialmente.
  • Si existe una mesa, siéntate en ella, transmitirás cercanía y un toque más informal.
  • Si hay un atril, respétalo pero muévete señalando puntos en el horizonte, al público…rompe la verticalidad y triunfarás.

    Comparte tu experiencia

    ¿Qué te han parecido estos trucos? ¿Conoces alguno más que te funcione?
    No dudes en dejarme tus comentarios.

    Espero que te haya gustado, para finalizar, solo recordemos que el ser humano no tiene límites, los únicos límites son los que nosotros nos pongamos, basta que pienses que no eres capaz de hacer algo para que, si lo consigues te sientas mucho mejor contigo mismo y seas capaz de hacer otras muchas cosas que nunca te atreviste ¿Te atreves a acompañarme en mi próxima conferencia?

    Un comentario en “10 consejos para hablar en público

    1. En conferencistas.org tuve la oportunidad de vivir una hermosa experiencia. Se trata de encontrar una oportunidad en tiempos de crisis, ellos me lo mostraron con un equipo de profesionales, ademas de enseñarme las técnicas y motivaciones para poder hablar en público, perder miedo escénico y cursos de oratoria. Tienen alcance mundial para países de habla hispana. No pierdas esta oportunidad.

      Me gusta

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s