La (mala) educación

nios_violentos

Veréis varios post en mi blog respecto a la indignación que siento con la educación tan anquilosada que seguimos teniendo en este país donde todo se sigue reduciendo a fomentar la pasividad, el conformismo y la repetición, estigmatizando el riesgo como si fuera algo totalmente negativo.

La (mala) educación

Estoy totalmente convencido de que todos somos superdotados, todos tenemos una virtud grandiosa que los secuestradores de pasiones nos van aniquilando cuando somos pequeños de cara a transformarnos en una víctima de la sociedad, para acabar trabajando en un trabajo que muchas veces no nos gusta porque nos dicen que no valemos para más y viviendo una vida que no nos llena.

Hace poco di una conferencia en la universidad ante un grupo de chavales en torno a veinte años. Se me cayó el alma a los pies ya que estaban todos con una desgana y una motivación difíciles de explicar mientras tanto sus profesores me replicaban, “es que vaya generación de NINIS que hemos creado, no tienen ganas de nada”. ¿No tienen ganas de nada?, ¿un chaval de veinte años no tiene ganas de nada? ¿De repente las conexiones neuronales de la evolución humana han cambiado y han hecho que una persona de veinte años se convierta en una mente parada de una persona mayor? O es que nos ocurre lo que nos suele ocurrir en esta sociedad nuestra que siempre es más fácil mirar hacia otro lado y culpar a los demás que asumir nuestra responsabilidad…

Nos hemos cargado una generación, la hemos destrozado, la hemos pisoteado, y la estamos rematando siguiendo con una educación que no sirve para el mundo en el que vivimos.

El otro día me indigné muchísimo cuando vino mi primo pequeño y estábamos haciendo una actividad y le propuse que me dibujara un paisaje y su respuesta fue, no Rober, yo no sé dibujar. ¿Cómo que no sabes dibujar? Todos sabemos dibujar, Javier, el dibujo está en tu interior y en como lo entiendas tú. La respuesta me dejo petrificado: “No, me ha dicho mi profesor que para hacer las cosas mal, mejor no hacer nada”. ¿Cómo puede alguien que se considera “maestro” soltar semejante incongruencia? ¿De verdad este señor no es ni siquiera consciente ni tiene la mínima formación para saber el daño que puede hacer a nivel mental a un pequeño de 10 años con una frase así?

5432877401_2a799279a3

Pondré un ejemplo muy claro. ¿Os imagináis qué pasaría si resucitáramos un médico nacido en 1900 en un quirófano de hospital actualmente? Se volvería literalmente loco, ¿no creéis? Ahora ponte en la situación que hiciéramos lo mismo con un profesor. ¿Qué pasaría? NADA. El profesor se pondría en su pizarra a explicar y los chavales prestarían “atención” para sacar buenas “notas” en los “exámenes”. Si analizáramos estas tres palabras a fondo, veríamos el daño que están haciendo expresando valores que siguen llevando a nuestras generaciones hacia un rumbo unidireccional y que se aleja de lo que está ocurriendo día a día. Los países que más siguen fomentando esta cultura de valores basada en comparaciones con otros en vez de la cultura del autoaprendizaje son los que más problemas tendrán a futuro, estoy cada día más convencido de ello.

La sociedad ha cambiado a un ritmo vertiginoso y estamos preparando a nuestros jóvenes para un mundo que ya no existe. No necesitamos profesores que tengan un objetivo claro en su cabeza: “terminar el temario me cueste lo que me cueste”.

Necesitamos profesores que entiendan que el sistema ha cambiado de verdad y que se den cuenta que la comunicación unidireccional alumno-profesor ya no existe, no queremos docentes que se suben a un estrado a enseñar la lección en la pizarra. Queremos docentes que se preocupen de en qué es bueno realmente cada alumno y lo fomenten al máximo para que cuando ese chaval tenga 18 años tenga claro el camino que va a marcar el resto de su vida. Queremos que nuestras nuevas generaciones aprendan que se construye entre todos para fomentar el trabajo en equipo y que no hay una persona que me dice qué tengo que hacer y cómo lo tengo que hacer. Sin duda esta educación está marcando muchísimo sus valores, hagamos algo al respecto.

El mundo esta obsesionado con lo que deberíamos enseñar cuando, en mi opinión, necesitamos enfocarnos en cómo desarrollar destrezas para aprender.

estudio--historias--educacion--libros_3195517

Las empresas necesitamos gente creativa, gente que asuma riesgos y no estigmatice este valor como algo negativo, gente que trabaje en equipo y que sepa dirigir y no que le dirijan. Las empresas no necesitan a gente a quien tengan que gestionar, quieren contratar a gente que se gestione.

Para terminar diré que empresas como Microsoft ya están valorando aspectos relacionados con la capacidad de aprendizaje por encima del CV. Mientras eso ocurre, sigamos instando a nuestras juventudes a que tienen que “estudiar” para “sacar buenas notas en los exámenes” y “tener un trabajo digno”, al final tendremos lo que nos merecemos.

Ya está bien, cambiemos el rumbo de las cosas y enseñemos a nuestros pequeños para que sean autosuficientes en la vida. Necesitamos un cambio drástico en este tema o seguiremos creando NINIS y culpando a nuestra juventud, la juventud más preparada de la historia de la humanidad, que no tiene ganas de nada..

Sin intención de herir a nadie y entendiendo que todos los trabajos son igual de dignos y esta es solo mi opinión como ejemplo extremo de lo que ocurre, solo quería terminar con una frase que reflexionaba el otro día y que resume muy bien mi pensamiento.

Algo esta pasando en la sociedad cuando los niños entran al colegio queriendo ser astronautas y acaban siendo funcionarios.

¿Qué opinas de este tema?

2 comentarios en “La (mala) educación

  1. Como profesora te diré que las familias también deberían aportar más confianza a sus hijos y dejar de pensar en que serán de mayor porque la respuesta no es: ser ingeniero, médico o abogado; sino: ser feliz! y para mi es la base de la buena enseñanza tanto en la Escuela como en casa.

    Me gusta

  2. Las instituciones educativas, como bien dices, aun están entrenando a las personas para cumplir requerimientos de la era industrial. Su cambio será muy lento, como el cambio en cualquier institución que por naturaleza son conservadores en el sentido literal de la palabra. Por eso es importante que haya libre elección de institución educativa. La libre competencia acelera los cambios, facilita que las instituciones evolucionen.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s