El pensamiento nos hace libres

Hoy quiero hablar de algo que intento llevar muy a rajatabla en mi vida y compartirlo con mis equipos de trabajo por la importancia que tiene . Si eres lector habitual de este blog, ya sabrás que no es mi estilo hablar de temas banales, me gusta ser claro y conciso, para hablar a medias ya está la sociedad en la que vivimos , a mí me gusta hablar desde el respeto, pero siempre siendo muy franco y fiel a mis valores, por último quiero recordarte que lo que cuento es MI EXPERIENCIA, no es la verdad absoluta, no te creas nada de lo que digo, ponlo en práctica y entonces analiza cuán de creíble es lo que expongo.

Uno de los libros que me inspiró en la búsqueda de pensamiento positivo ante la vida fue El hombre en busca de sentido del gran Viktor Frankl. Si no lo has leído te lo recomiendo encarecidamente.  El resumen y mi reflexión es que puedes afrontar tu vida desde el victimismo o la puedes afrontar desde el positivismo, pero la decisión es tuya, de nadie más.

Viktor Frankl fue prisionero en el campo de concentración de Austchwitz durante la Segunda Guerra Mundial. Puedes imaginar sus condiciones de vida, absolutamente lamentables, desnudo todo el día, rodeado de excrementos, trabajando en el campo a temperaturas de 20 grados bajo cero. Cada día que duró su encierro, tuvo que ver cómo iban muriendo cientos y cientos de compañeros por este sometimiento; muchos otros se suicidaban directamente contra la alambrada electrificada incapaces de soportar tales condiciones de vida. Sin embargo, él decidió vivir y lo hizo únicamente a través de su pensamiento. Es impresionante cómo describe en numerosas páginas de su libro como torturaban a los prisioneros, pero Viktor tenía muy claro que lo único que no podían robarle era su libertad de pensamiento y fue fiel al máximo a esa libertad, mientras que otros compañeros mucho más fuertes y físicamente mejor preparados que él, morían a los pocos días de estar allí porque mentalmente no podían soportar la presión. Él consiguió aguantar 3 años, día tras día, esa situación.

Esta vivencia desmonta cualquier hipótesis en la que solemos excusarnos para victimizar nuestra vida. Nuestro pensamiento y la manera de afrontar los hechos que nos ocurren, depende, única y exclusivamente de nosotros, de nadie más. Cuando entiendes esto, de verdad tu vida cambia radicalmente; como ya no tienes a nadie a quien responsabilizar de tus males, todo queda en tus manos.

Os dejo una de las muchísimas frases contenidas en este libro y que son tremendamente interesantes.

El amor trasciende la persona física del ser amado y encuentra su significado más profundo en su propio espíritu, en su yo íntimo.

Yo era una persona tremendamente nerviosa, antes de comenzar con todo el tema del desarrollo personal y la inteligencia emocional, me agobiaba con mucha facilidad, mi día a día era una montaña rusa donde mi estado de ánimo podía variar de manera habitual. Incluso en el mismo día, me podía levantar eufórico y un hecho aislado que me ocurría a nivel laboral o personal (un simple incidente de tráfico con una persona que también iba nerviosa) podía influirme tan negativamente que podía hacerme pasar de la euforia al enfado en unos segundos. Esto nos ha pasado a todos alguna vez, ¿verdad? Cuando descubres todo lo que expongo a continuación, como digo, la situación va cambiando y te das cuenta que ante ese incidente de tráfico puedes enfadarte y que tu cuerpo sienta ese enfado y malestar o tienes otra opción, mostrar una sonrisa a la persona que está gritándote y continuar con tu actitud positiva para que tu día siga su curso adecuado y evitar esas montañas rusas de emociones que nos impiden alcanzar la felicidad.

1

Esto ocurre con mil situaciones en nuestro día a día, cuando la gente me dice “Es que mi jefe me lleva por la calle de la amargura”, “Es que mi pareja me saca de mis casillas”, “Es que mi madre me conoce y me da donde más me duele”, “Es que mi mujer me ha puesto los cuernos y voy a entrar en depresión porque me ha hundido la vida” mi respuesta suele ser bastante tajante: Holaaaaaaaaaaaaa, ¿Perdona? Bienvenido al mundo de los conscientes compañero, un mundo donde TÚ TIENES LA DECISIÓN DE CÓMO AFRONTAR TU VIDA. Únicamente tú. Si tu pareja te pone los cuernos y te hundes la vida, la vida te la hundes tú, no te la hunde tu pareja. Dejemos de ocultar nuestras mierdas en los demás para responsabilizarles de cosas que son nuestras.

El tema es que el positivismo no está bien visto en esta sociedad victimista, si la gente te ve agobiado y jodido normalmente se alegra, incluso gente que piensas que te puede apreciar, aunque sea duro decirlo,  la percepción es “se lo merece, está metido en tantos fregados y todo el día trabajando, como va a estar, pues amargado, él se lo ha buscado….  al final será el más rico del cementerio ” como siempre, hablo de mi experiencia personal. ¿Pero qué pasa si te ven feliz, alegre, con tranquilidad ante cualquier problema diario que te trae la vida? En este caso, el discurso suele ser radicalmente opuesto y se parece más a “claro, es que lo tiene muy fácil en la vida, así cualquiera puede ser feliz, yo lo tengo más difícil”. Efectivamente, cualquiera pueda alcanzar esa felicidad pero el camino no es sencillo y yo sin duda quiero buscarlo cada segundo y en cada decisión que tome en mi vida.

2

Mis prácticas habituales para mantener esta actitud positiva ante la vida son las siguientes. ( Recuerda que es mi experiencia personal, no es la única, solo es lo que a mí me sirve, cada uno tiene que encontrar la suya a base de buscar y buscar)

  • 1 hora de ejercicio por las mañanas, normalmente de 6:30 a 7:30, antes de comenzar a trabajar para activarme. Esto requiere una disciplina muy férrea ya que muchas veces la tentación de quedarse en la cama cuando fuera hay 5 grados bajo cero o está lloviendo es muy grande, pero mi vida necesita una constancia diaria muy fuerte y esto es una manera de apostillar ese valor que necesito para soportar la presión a la que he decidido someterme.
  • 15 minutos de meditación tras el deporte. Para mí, la meditación era algo que me sonaba a “monjes budistas” o algo tremendamente esotérico, he descubierto que este tema, además de relajarme (algo muy importante en mí, debido a mi forma de ser) me reconforta muchísimo y me ayuda a ver el día desde una perspectiva mucho más pausada.
  • 10 minutos de ducha donde dedico la mitad del tiempo a dar gracias a la vida por todo lo que me rodea (desde poder disfrutar de mi padre cada día, hasta la oportunidad de estar viviendo un proyecto empresarial tan impresionante como el que tengo entre manos, pasando simplemente por dar las gracias por estar disfrutando de ese instante de relax en la ducha que muchos millones de personas en países subdesarrollados no pueden disfrutar).
  • Los siguientes 5 minutos los dedico a visualizar el día que tengo por delante y me lo imagino desde el punto de vista más positivo posible (reuniones complicadas, decisiones difíciles que tenga que tomar, posibles imprevistos etc.)

Mi jornada laboral comienza a las 8 de la mañana, pero ya llevo hora y media preparando mi cuerpo y mi mente para afrontar ese momento con la actitud positiva de la que os hablaba anteriormente y el nivel de energía elevado , por lo que es mucho más sencillo llegar a la oficina con una sonrisa de oreja a oreja y trasladar este sentimiento a mis compañeros.

Como todo en esta vida también existe otra opción.

  • Levantarme a las 7:30 de la mañana, apagar el despertador.
  • Levantarme a las 7.37 porque he apurado al máximo los 5 minutos de cortesía.
  • Pegarme una ducha corriendo porque llego tarde.
  • Bajar a la cocina, beberme un vaso de leche mientras me pongo los zapatos y me peino porque llego tarde.
  • Coger el coche a las 7:50, salir disparado porque de nuevo pienso que llego tarde.
  • Acordarme de la madre del que se me ha cruzado en la rotonda ya que al final voy a llegar tarde de verdad.
  • Llegar a la oficina a las 8:02 y efectivamente reafirmar mi creencia (“Ves, ya sabía yo que es que llegaba tarde”)
  • Llegar a mi puesto de trabajo, sentarme delante de un ordenador donde me esperan 8 horas de duro trabajo y llevar un estrés impresionante puesto que los últimos 23 minutos de mi vida han sido una auténtica odisea y me apetece de todo menos ponerme a disfrutar de mi trabajo.

Si elijo esta opción, ¿cómo sería mi día? Pues sí, tal y como estás pensando, es muy probable que por la noche cuando me acueste pueda reafirmarme y decir que la vida es una mierda, que todo me pasa a mí y que todo está fatal, pero, ¿te has preguntado alguna vez que le das tú a la vida para que te devuelva una sonrisa? ¿ Estas haciendo algo para cambiar el rumbo de tu vida o te limitas a seguir con la misma rutina diaria y a reafirmarte por la noche alegando que eso de la felicidad es una utopía y que a ti te pasa todo lo malo?

3

Las dos opciones son viables ¿verdad? Puedes escoger cualquiera de ellas, pero cuando la gente me dice “pfff, es que estás loco, cómo te puedes levantar a las 6.30 a hacer eso con lo bien que se está en la cama”. Ojo, de nuevo repito que no hace falta levantarse a las 6:30 de la mañana y hacer este ritual, cada uno necesita encontrar lo que le va bien la vida, solo intento reflejar que si escogemos la segunda opción que es a la que nos aboca esta sociedad,  aceptemos que el resultado va a ser el que nosotros mismos estamos creando, somos lo que creamos, que no te quepa duda.

También intento llevar una alimentación muy equilibrada, sin dietas ni nada similar, simplemente escuchando a mi cuerpo y sabiendo lo que le sienta bien o le sienta mal. El cuerpo es tremendamente sabio y a veces cometemos el error de castigarle o de no escucharle como deberíamos.

Por último, por la noche antes de acostarme, igual que por la mañana, establezco un ritual antes de ir a dormir puesto que igual que por la mañana, necesito prepararme para lo que me va a ocurrir durante el siguiente día. Mi cuerpo necesita una preparación para descansar plácidamente aunque en este caso la omitiré para no alargar el post (es parecida a la de la mañana aunque utilizando otras herramientas como técnicas de visualización en diferentes niveles durante media hora, si te interesa pregúntame y estaré encantado de ayudarte como siempre).

Aparte del ejercicio diario, intento ir a todos los sitios andando ya que he descubierto que soy una persona kinestésica (pienso mucho mejor en movimiento) por lo que aparte de hacer ejercicio, para mí las dos o tres horas que puedo estar paseando cada día son vitales para la toma de decisiones, ya que como digo, he descubierto que a diferencia de mucha gente que donde piensa mejor es delante de una pantalla, yo pienso mejor mientras me estoy moviendo (esto es muy importante que lo descubras, una vez que sepas si eres visual, auditivo o kinestésico podrás tomar muchas decisiones importantes en tu día a día).

5

Podría terminar este post con numerosos ejemplos pero se me viene a la mente uno gracioso que me sucedió el otro día en Atocha (la estación de tren más importante de Madrid para los que me leéis de fuera de España). Al llegar a coger el tren a las 23:30 de la noche, perdí el tren por un minuto y me tocaba esperar media hora. Mi actitud ante ese hecho tiempo atrás hubiera sido “pfff, , si hubiera sacado antes el billete lo hubiera cogido, ahora media hora aquí esperando sin hacer nada, mañana me tengo que levantar a las 6:30, no voy a dormir bien…” y mi ego hubiera empezado a hacer de las suyas y a castigarme con esa vocecita interna que todos tenemos y que nos domina cada segundo. Sin embargo decidí aceptar esa situación y aprovechar el momento para degustar un libro que llevaba encima, me metí de lleno en el libro y cuando miré a mi alrededor había centenares de personas y me di cuenta que habían pasado cincuenta minutos y eran las 00:20 de la noche (el tren que faltaba era el último y debería haber pasado a las 00 horas) por lo que la gente estaba inquieta y molesta ya empezando a ponerse nerviosa. En ese momento por megafonía anunciaron lo siguiente: “Señores pasajeros, Renfe les anuncia que el último tren con destino a Alcalá de Henares ha sufrido una avería y lleva un retraso de dos horas por lo que el siguiente tren pasará a las 2:15 de la mañana”. ¿Os imagináis lo que allí ocurrió? A la madre del pobre trabajador de Renfe que acababa de anunciar eso le cayeron insultos de todo tipo y a medida que una persona decía un insulto, el siguiente soltaba un improperio más grande si cabe, todo el mundo se enojaba y el enojo colectivo reforzaba el enfado de la gente. Sin embargo, en ese momento tomé consciencia de la situación y vi que había dos opciones:

– Esperar al siguiente tren hasta las 2 de la mañana

– Salir de la estación, irme al metro e irme hasta la estación de autobús.

Pero ocurrió un hecho curioso como digo y es que como YO ese día había decidido que nada ni nadie iba a perturbarme y si me perturbaba, YO era el único responsable, decidí ser fiel a esa libertad de pensamiento con la que titulo mi post y salí de la estación con un paso lento y tranquilo silbando una canción que me apasiona y que escucho todas las mañanas al levantarme “Vivir mi vida” del gran Marc Anthony y, de repente, dos mujeres que iban delante y que no se conocían de nada al oírme silbar una de ellas gruñó “Bueno, y ya lo que me faltaba, encima el gilipollas este se pone a silbar” a lo que la otra mujer que iba cerca de ella espetó con un grado de indignación enorme “Payaaaaaso”.

6

Recuerda

 

Tú eres quien toma las riendas de tu vida, si no las tomas tú, otro las tomará por ti

 Roberto Mazuelas

5 comentarios en “El pensamiento nos hace libres

  1. Muy recomendable el libro de Frankl. Su método, la “logoterapia”, muy basada en la responsabilidad individual, me parece el más sensato de los métodos de la psicología. Su gran recomendación, “Vive como si ya vivieras la segunda vez y como si la primera vez hubieras actuado tan erróneamente como estás a punto de hacerlo ahora”, es útil y fácil de entender.

    Me gusta

  2. Pingback: El tiempo es oro | Roberto Mazuelas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s